jueves, 19 de julio de 2018

Machos en el punto de mira

Durante estos primeros meses del inicio de la temporada de las calzadas, y como consecuencia de la partición de tareas de machos y hembras en la puesta, incubación y crianza, son los machos los que en estos meses de junio y julio están entrando más en el Centro de Recuperación de Valladolid. Mientras la hembra permanece cerca del nido en la periodo prepuesta, luego incuba una media de 38 días, para posteriormente estar pendiente de los pollos por lo menos las primeras cuatro semanas; el macho no para en ir y venir al nido para abastecer de presas a la hembra durante la incubación y de alimento para los pollos después de la eclosión.

Muchas veces oigo a la gente decir que las hembras se sacrifican mucho estando todo el día en el nido con los huevos, los pollos... Eso es innegable. Pero me gustaría en este post reivindicar el papel de los machos, su dedicación, su desgaste, su esfuerzo, su implicación. Pensad que las calzadas, por ejemplo en la zona centro de España, permanecen en nuestras latitudes desde finales de marzo-principios de abril, hasta finales de septiembre-principios de octubre. Estaríamos hablando entre 6-7 meses. Durante todos esos meses, a excepción de algunas presas que puede aportar la hembra a partir de la 4ª semana de vida de los pollos, el gran peso del suministro de alimento en la familia recae en los machos. Comienza ya aportando cebas nupciales a la hembra para su cortejo, posteriormente proporciona a la hembra casi todos los días alguna presa durante la incubación, y a partir de qué nazcan los pollos, será un continuo desgaste yendo y viniendo al nido a traer comida. De esas presas, consumirá parte para poder mantenerse en una forma más o menos aceptable.
 
FOTOGRAFÍA: Macho morfo claro muerto en Medina del Campo (Valladolid) por traumatismo con rotura de
coracoides y clavícula.
Nada más que va clareando en el monte, los machos salen a buscar presas. Así pueden estar todo el día hasta el atardecer. Visitan sus posaderos, cazaderos... habituales, siempre con la premisa de traer comida, y siempre bajo la presión de saber que de ellos depende la vida de los pollos. Los podemos ver en zonas abiertas, prados, cereal, roquedos, zonas urbanas... sobrevolando, prospectando. No todos los lances de caza son exitosos, hay días que pueden aportar 3 presas, máximos de hasta 6 en momentos puntuales, pero también hay días de 1 sola presa y a veces ni eso. En esos lances, las calzadas son valientes, decididas. Se tiran a por la presa a capturarla. Eso a veces es un problema, pudiendo contactar con alguna rama, piedra, suelo u otro objeto. Son comunes los casos de fracturas, traumatismos... de la especie. La causa de entrada de calzadas en centros de recuperación por esta causa, es la de mayor porcentaje de incidencia. De los 3516 casos de ingreso en centros de recuperación en España desde que se tienen registros, un 31,57% es por esta causa.

De las 13 calzadas que han entrado en los CRAS de Burgos y Valladolid en el periodo de incubación hasta estos momentos, tendríamos 8 machos y 5 hembras. Si nos centráramos en los datos hasta las tres primeras semanas de vida de los pollos, y determinando si las hembras presentaban placa incubatriz o no, el porcentaje de machos subiría. Por lo tanto, los machos están sometidos a un gran esfuerzo, y eso al final, se paga. Todavía les queda el mes de julio, agosto y septiembre para seguir cuidando de los jóvenes. Y para terminar con tal exigencia, deberán a finales de septiembre ir pasando muchos por Tarifa para cruzar a África. Suerte!!!

Ávila y resineo

Siempre es una faena tener que ir a un CRAS a ver calzadas que entran muertas o heridas, muchas veces sabiendo que son irrecuperables, pero me duele mucho más cuando tengo que entrar a un centro de recuperación a ver calzadas procedentes de Ávila. Seguro que muchas de estos ejemplares los he visto volar en el valle del Tiétar, Gredos, Moraña... durante el tiempo que voy a prospectar sus territorios. Ayer recibí la llamada del CRAS de Valladolid diciéndome que podía pasar porque habían entrado tres calzadas en el centro. De las tres, dos procedían de Ávila, más concretamente de Poyales del Hoyo y Navalperal de Pinares. El tercer ejemplar procedía de una localidad de Valladolid; encima era un pollo de unos 37-38 días caído del nido en una zona resinada.

Después de 22 años, y mira que he visto ya bastantes cosas, todavía me sorprende que se siga resinando el árbol del nido, que se sigan haciendo entresacas en los alrededores del árbol del nido, dentro de un territorio, etc. El tema del resineo, muy necesario en nuestros bosques para seguir dándole riqueza al entorno, para seguir teniendo gente en los montes que actúan como vigilantes improvisados, para seguir teniendo bosques limpios... es algo que deberíamos afrontar. Dada la cantidad de pinos resinables en cada rodal resinado, en cada monte público... no es necesario tocar el mismo árbol del nido. Cuando se rasca un tronco, la hembra rápidamente sale del nido porque siente la amenaza. Problemas de esa salida: toco lo que esté por delante es arrollado o pisado, es decir, con huevos puede haber rotura de éstos y con pollos, pueden ser arrastrados abajo por la salida de la hembra. Una vez abajo, si no es recogido por nadie, la muerte es segura por inanición, deshidratación, depredación, etc. Lo mismo ocurre si se resina un árbol con pollos rameros. Notarán un golpe, raspado y se tiraran a volar, con el inconveniente de que no son capaces de levantar el vuelo y caerán al suelo. Así que deberíamos y debería la Administración, prohibir el resineo del árbol donde se encuentre un nido activo.

Os cuelgo en este post, fotos del ejemplar de Poyales del Hoyo (Ávila) y del pollo caído del nido en Valladolid.


lunes, 9 de julio de 2018

No pudieron los disparos... pero si la Trichomonas...

Este viernes pasado, siguiendo con mis trabajos de investigación sobre la biometría de la especie así como su plumaje y causas de entrada de calzadas en Centros de Recuperación, visité al CRAS de Valladolid ya que me llamaron porque había entrado una calzada muerta. Procedía del Parador Nacional de Gredos, en Navarredonda (Ávila), cara norte de la sierra de Gredos, Parque Regional de la Sierra de Gredos. Me da más rabia e impotencia, cuando las calzadas proceden de la provincia de Ávila, ya que es la zona donde he trabajado desde 1996 con la especie. Me duele más. 

El individuo en cuestión era un macho adulto de morfo claro. En principio, fue recogido el 24/06/2018 en el Parador. Como es lógico, y debido a la falta de medios de la Administración, no todas las provincias pueden tener un Centro de Recuperación. En Castilla y León están en Burgos y Valladolid, por lo tanto se llevan los individuos muertos o que deben ser tratados, cuando se dispone de un medio para trasladarlo. Pregunté por las causas de mortalidad. Me enseñaron una radiografía del individuo en cuestión, en el cual se podían ver varios perdigones incrustados en su cuerpo (húmero, radio-cúbito, cadera, cráneo). Podría parecer que la causa sería muerte por disparo. Pero después de manejar al ejemplar, no detecté ninguna rotura de huesos a causa de los perdigones, ni pérdida de plumas, ni quemadura al entrar, ni orificio de entrada o salida... Siguiendo con el examen corporal del animal, pude ver una fractura en el extremo del pico. Tampoco le incapacitó a la hora de intentar desgarrar trozos de las presas porque presentaba algunos restos de pelo en el pico. 

FOTOGRAFÍA: Ignacio S. García Dios
Lo extraño fue el examen del interior de la boca. En ese momento, vi la lengua como seca, atrofiada... y unas lesiones, úlceras, placas menores de 1 cm de color blanco por la cavidad bucal. Me acordé de unas fotografías que me envió Lluís Parpal del Centro de Recuperación de Mallorca de una hembra de segundo año que presentaba los mismo síntomas en la lengua y que fue diagnosticado como enferma en Trichomonas gallinae. Cuando tomé el peso, me dio solo 510 gramos, muy por debajo del peso normal de un macho. Esto podía confirmar la muerte del animal. La trichomoniasis provoca la pérdida de peso como consecuencia de la imposibilidad de alimentarse el ave al no poder tragar el alimento ya que se produce el típico "donuts" en las calzadas, que evita que pueda tragar el alimento. No consiguieron matar a este macho los perdigones, los cuales parece que fueron de un altercado anterior. Fueron asimilados por el ave, no fracturaron ningún hueso, siendo capaz de poder volar y vivir con ellos, incluso uno en el cráneo. Pero, por desgracia, fue la enfermedad, la que hizo que se fuera debilitando y terminar por morir de inanición y caer en el parador. Tenemos que comenzar a estudiar con más detenimiento la influencia de esta enfermedad en la especie, y su relación con la dieta de la calzada.

Intermedia

A petición de los usuarios del chat de Rascafría, una imagen de la hembra intermedia. La iluminación en los nidos, además de la óptica, no nos permite a veces determinar bien los tonos de los colores. Lo ideal es ver los plumajes en vuelo, con buena luz... Ya sabéis los que hacéis video, fotografía... que las condiciones de iluminación son muy limitadas, a veces unas pocas horas al día. En vuelo, cuando un buen cielo de fondo, se ven de lujo las diferencias entre intermedias y oscuras.
FOTOGRAFÍA: Captura pantalla WebCam Parc Natural dels Ports (Tarragona, Cataluña)

martes, 3 de julio de 2018

Predación a manos de un búho real

No todo en el trabajo con las calzadas es motivo de alegría, satisfacción, gratificante. Hay situaciones.difíciles, desagradables... que te hacen volver a casa con un sabor agridulce. El viernes fue uno de esos días. Dentro del duro trabajo que estoy llevando a cabo de prospección del terreno para localizar todas las parejas de calzadas de una cuadricula UTM, hay momentos de alegría cuando uno las escucha, las ve y localiza el nido que están utilizando para criar. El viernes localicé uno que tenía buena pinta para ser de calzada. No la vi ni la escuche. El nido es el típico de calzada y presentaba pinocha la cual se estaba ya secando. También pude ver encima del nido algo de plumón, típico de la hembra cuando está echada. No vi nada más en el nido ya que al ser una zona llana es difícil ver lo que pasa dentro del nido. Tampoco escuché a ningún pollo. Tomé las coordenadas y continué la búsqueda. A la vuelta decidí volver a pasar por el nido por si detectaba algo nuevo. Y ya ves si descubrí un hecho desagradable. A una distancia entre 15-20 metros, al lado del pie de un pino, localicé plumas de calzada y lo peor los restos de ésta. Os pongo aquí una de las fotos que hice del hallazgo.

FOTOGRAFÍA: Ignacio S. García Dios - Hembra clara de calzada predada por búho real

Lo que quedaba era la cabeza de la calzada. Unos días antes, había visto por la zona a un búho real que me salió dentro del pinar del suelo. Es el gran enemigo de la calzada unida a la perdicera. La muerte acontecería mientras la hembra estaría echada en el nido. Las suele matar así. Las coge, las echa al suelo y allí las mata. Nunca he visto que las coma allí. En este caso, la mató atacándole el cuello y cortando la cabeza, la cuál desechó. Me la dejó para que pudiera confirmar que ese nido era de calzada. Ademas de la muerte de la hembra, tenemos que unir la perdida de los huevos y pollos cuando un búho  real ataca en estas fechas. En otra zona cercana donde se ha instalado un búho real, el cual incluso ha criado en un nido de calzada, asistimos al empobrecimiento de la avifauna de la zona. Desaparecen las parejas de otras rapaces que estaban criando en años anteriores. Esto es la.naturaleza, predar y no ser predado. Algunas acciones del hombre favorecen a especies como el búho mientras que otras sufren las consecuencias de este incremento de las poblaciones de este gran depredador.

viernes, 29 de junio de 2018

Una WebCam de una rapaz fascinante

Nuevo artículo sobre la especie y mis vivencias con ella en la página WEB de SEO/Birdlife.

Una webcam de águila calzada instalada por el Parque Nacional Sierra de Guadarrama, se convierte en una herramienta de estudio de la especie

Comencé a estudiar al águila calzada en la primavera de 1996. Una vez finalizada la carrera de biología en la Universidad de Alicante, quería seguir investigando con aves rapaces. Debe ser que la impronta que llevaba en mi interior, la cual surgió y fue fraguándose durante años delante de la televisión con los programas de Félix Rodríguez de la Fuente, me empujaba a seguir investigando con animales. Por este motivo, decidí trasladarme a la sierra de Gredos y el Valle del Tiétar (Ávila) para intentar estudiar alguna especie de las rapaces que había visto en libros, documentales y en mis viajes a Gredos. Durante un par de años estuve cursando los cursos de postgrado en la Universidad Complutense de Madrid. Para afrontar el proyecto de investigación, necesitaba pertenece a un organismo científico, universidad… para tramitar los permisos administrativos, para disponer de una orientación en la investigación… En un principio, comencé a trabajar con Eduardo de Juana de la Complutense; más tarde me trasladé al Museo de Ciencias Naturales de Madrid (CSIC) donde trabajé con Pablo Veiga y Javier Viñuela.
El por qué comencé a estudiar a la calzada fue por diversos motivos. Necesitaba estudiar a una especie sobre la que no se hubiera escrito mucho, una especie con una buena densidad para poder disponer de un tamaño muestral adecuado (mínimo 30 parejas), y por último que los nidos fueran accesibles para observación, acceso para toma de datos, anillamiento, marcaje… En vista de estas premisas, la candidata número 1 era el águila calzada. Se tenía algún artículo publicado de Iribarren sobre fenología, dieta, comportamiento…, y un par de trabajos de Veiga y Nevados sobre la dieta de la especie en sistema central y Almería. Y así empezó todo. Conforme comencé a prospectar el área de estudio, me fui dando cuenta de la belleza de la especie, de la riqueza de sus cantos, de su variedad, de su adaptación al ser humano. Después de 22 años siguiendo a la especie, puede decir a día de hoy, que me sigue cautivando, sorprendiendo, fascinando. Durante esos primeros años, tuve que asistir a situaciones difíciles comenzando por los problemas de conservación que padecía en el sur de Ávila. Para mí todo eso era nuevo. Problemas como la muerte por disparos, cortas de árboles con nido, matarrasas, resineo del árbol del nido, expolio… Hubo que hablar mucho con la Administración Regional y Local, con los habitantes de la zona… para que poco a poco, fueran viendo a la calzada como una especie protegido pero, lo más importante, la vieran como a una especie beneficiosa para el agricultor, al gestor de un coto de caza, ya que elimina a especies que dañan su principal producto, la cereza, además de eliminar individuos enfermos, débiles, etc., de especies como conejos, perdices…
También he tenido momentos difíciles durante las cerca de 1500 horas de observación desde hides de nidos de calzadas en esta zona, sobre todo en lo que respecta al fratricidio. No es fácil ver día tras día, las peleas de los pollos por la comida, ver como un pollo pequeño se debilita hasta que muere o lo mata su hermano, ver como la hembra coge a su cría muerta y la trocea para salvar al mayor… Tampoco es fácil ver como un azor hembra se come a los pollos pequeños, ni encontrarme las alas de varias hembras matadas por un búho real… Pero todos estos momentos malos, todas las horas de calor, lluvia, fría, cansancio… se ven solventadas y olvidadas cuando encuentras un nido nuevo, cuando ves volar a los dos pollos de una pareja, cuando ves retornar a un adulto que he marcado con marcas alares, cuando ves cómo después de 20 años un territorio sigue ocupado… Y, sobre todo, cuando observas una hembra tratar con la delicadeza con que lo hace la hembra de calzadas a sus pollos, como los cuida, como los ceba, como los defiende contra depredadores. 
Águila calzada y pollo ©Antonio Atienza
Águila calzada y pollo © Antonio Atienza
Cerca de 1500 horas de observación desde hides portátiles en primavera y verano en el sur de Gredos. Hay días que ni te apetece, más aún cuando oyes a la chicharra a las 7 de la mañana ya zumbando y piensas: vaya calor que va a hacer hoy. Gracias a las acciones como la de SEO/Birdlife de la instalación de una cámara web en el nido de Rascafría dentro del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, muchas de estas penalidades desaparecen. Pero son muchas más las ventajas de este tipo de iniciativa. Cuando me comentó Javier de la Puente la idea que estaban poniendo en marcha, me pareció fantástica. Me propuso el poder participar en el seguimiento del proyecto y participar en el chat, a la cual como es lógico dije sí. También, como dice Javier, soy adicto a las calzadas. Posteriormente, hablamos con Carlos Hernáezpara formar un pequeño grupo de trabajo y coordinarnos los tres en esta iniciativa.
Un recurso como este es excepcional. Estamos sacando muchos datos de la fenología, biología y el comportamiento de la especie. Algo tan importante como las fechas de llegada a los territorios (fechas, orden de llegada, comportamiento), hemos podido ver cópulas (frecuencia, duración, ubicación, comportamiento), llegamos a ver la puesta de los dos huevos pudiendo determinar hasta el segundo de ese momento, determinamos con exactitud la asincronía de puesta y eclosión, la duración de la incubación de ambos huevos, frecuencia y cantidad de aportes de presa del macho a la hembra dentro de la incubación, participación del macho en el proceso reproductivo, qué tipos de presa trae, comportamientos de defensa del nido ante ataques de azores y arrendajos… Podemos grabar, rebobinar, acercarnos con un zoom, ver pequeños detalles, capturar pantallas para fotografía para posterior análisis y publicación… Hemos llegado a detectar molestias en el nido por parte de visitantes y se ha podido poner en marcha un operativo para evitarlas. Podemos realizar un análisis completo del comportamiento de la familia en cuanto a las cebas, orden, preferencia, duración, agresiones… determinar la fecha en que empiezan a comer solos, empieza a hacer ejercicios de vuelo, ramear…Y al mismo tiempo, podemos ver comportamientos que van más allá de los números. Por ejemplo, el esfuerzo que supone la puesta de un huevo para la calzada, como la hembra ayuda a sus pollos a salir, como presenta al macho los huevos y los pollos, como el macho picotea ligeramente la cabeza de su compañera, como ella limpia a sus polluelos… Esos momentos antes los tenía en mi retina, en mis recuerdos… ahora los tengo en mp4 y puedo enseñarlos y compartirlos con mis hijos Daniel y Jaime, mi pareja Lauri y con el mundo a través de mi blog.
La webcam del águila calzada es un proyecto de la Comunidad de Madrid, que junto con otra cámara de buitre negro (activa desde el 2014)  y de buitre negro se pueden ver en en directo en unas pantallas ubicada en el Centro de Visitantes del Valle de El Paular, en Rascafría, en el Parque Nacional Sierra de Guadarrama, y en cualquier lugar del mundo a través del dispositivo móvil o de internet.  Gracias a esta tecnología, se obtiene una valiosa información sobre aspectos pocos conocidos de la biología de estas especies, que servirá para conocerla más y gestionarla mejor.

miércoles, 27 de junio de 2018

El águila calzada; estado de conservación vs escala

Su estado de conservación puede diferir dependiendo de la escala a la que analicemos los datos de población. Muchos de los países que forman el área de distribución de la especie nominal, carecen de datos fiables, A nivel general la población se puede considerar en aumento. En España aumenta en determinadas CC.AA. pero disminuye en algunas zonas.

A escala europea, Birdlife International (2015) en su Lista Roja de Aves Europeas, incluye a la especie en la categoría Least Concern (LC), menor preocupación; categoría reservada para aquellas especies que no han sido incluidas en ninguna de las categorías de peligro, vulnerable o casi amenazada. Esta categoría es reservada para especies abundantes y ampliamente distribuidas. La población estimada en Europa está entre 23.100-29.100 parejas. La tendencia establecida por Birdlife International es de descenso poblacional, aunque el descenso no es lo suficientemente rápido para incluirla como Vulnerable. El tamaño poblacional, por encima de los 10.000 individuos adultos y sin un descenso por encima del 10% en los  últimos diez años o en la 3 últimas generaciones, hace que se incluye a la especie en LC. Este hecho debería ser revisado cuando la estimación poblacional española, cifrada entre 18.390- 18.840 parejas (Palomino y Valls, 2011), ha sido criticada y puesta en duda, debido a la metodología usada para dar una estimación poblacional (Blanco et al., 2012) A la espera de la próxima publicación del III Atlas de las Aves Reproductoras de España 2014-2017, elaborado por SEO, debemos ser cautos a la hora de determinar la población española de la especie.

FOTOGRAFÍA: Calzada clara en vuelo en Cazalla (Sevilla). 11/09/2015. Karen Blaugrund



El estado de conservación de una especie, podría ser considerado como la probabilidad de que una especie continúe existiendo en el presente o en un futuro cercano, dependiendo de su tamaño y tendencia poblacional, alteración del hábitat, amenazas, depredación… A nivel europeo, la estimación que hace Birdlife International, es que la población a largo plazo, desciende en países como Turquía, Grecia, Ucrania, Moldavia, Georgia. Para muchos países no se dispone de una tendencia (Eslovenia, Croacia, Albania, Serbia, Macedonia). Incremento en Rumanía y Rusia. Países como España se estima que su población se mantendrá estable o fluctuante.

Autor con una hembra clara
atropellada en Medina de
Rioseco (Valladolid)
La situación de España es variable y dispersa. Aunque dispongamos de numerosos ornitólogos y trabajos previos, no disponemos de estimaciones exactas en la gran mayoría de provincias de su distribución. Sí que podemos detectar un incremento de algunas poblaciones en determinadas zonas de nuestro país. Hay provincias como Murcia, Alicante, Valladolid, Huesca, Cataluña, etc., donde la población ha ido creciendo y mantiene buenas poblaciones. Al mismo tiempo, se ha introducido en Comunidades Autónomas donde hace años no estaba presente o era muy escasa: Galicia, País Vasco, Asturias, Cantabria. Por el contrario, en determinadas zonas se ha detectado un descenso en el tamaño poblacional como puede ser el valle del Tiétar y sur de Gredos, sierra de Madrid…

Existen multitud de factores que están poniendo en peligro algunas poblaciones de calzadas en España. Muchos de ellos son bastante graves pero son desconocidos por la población. La explotación forestal es una de las principales. Las cortas de madera a matarrasa, la destrucción del sotobosque, el resinar el árbol del nido, las molestias como consecuencias de carreras de mountain-bike, motocross, senderistas… en las zonas de cría, está provocando la pérdida de parejas y territorios. Otras de las principales causas de pérdidas son  por electrocución y colisiones con aerogeneradores, disparos, atropellos, etc. Estos hechos son más graves cuando se producen en plena estación reproductora, donde la pérdida de uno de los adultos condena al otro al abandono de la puesta y/o nidada. Como consecuencia de las adaptaciones de la calzada al entorno humano, más concretamente a criar y cazar dentro de ciudades, están apareciendo nuevos problemas de conservación. Uno de los detectados es la incidencia de enfermedades como la Trichomoniasis debido al consumo de palomas domésticas en ciudades infestadas con Trichomonas gallinae.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

BIRDLIFE INTERNATIONAL. 2016. HIERAAETUS PENNATUS. THE IUCN RED LIST OF THREATENED SPECIES 2016: E.T22696092A93543946.
HTTP://DX.DOI.ORG/10.2305/IUCN.UK.2016-3.RLTS.T22696092A93543946.EN. DOWNLOADED ON 24 JUNE 2018

BLANCO, G., SERGIO, F., SANCHÉZ-ZAPATA, J. A., PÉREZ-GARCÍA, J. M., BOTELLA, F., MARTÍNEZ, F., … & HIRALDO, F. (2012). SAFETY IN NUMBERS? SUPPLANTING DATA QUALITY WITH FANCIFUL MODELS IN WILDLIFE MONITORING AND CONSERVATION. BIODIVERSITY AND CONSERVATION, 21(12), 3269-3276.

PALOMINO, D., & VALLS, J. (2011). LAS RAPACES FORESTALES EN ESPAÑA. POBLACIÓN REPRODUCTORA EN 2009-2010 Y MÉTODO DE CENSO. SEGUIMIENTO DE AVES, 36. SEO/BIRDLIFE, MADRID.

LECTURA RECOMENDADA:

GARCÍA DE DIOS, I.S. 2017. EL ÁGUILA CALZADA (HIERAAETUS PENATUS) EDITORIAL TUNDRA. ISBN 978-84-16702-55-8.

lunes, 25 de junio de 2018

Fratricidio en Rascafría

El pasado sábado 23 de junio, se confirmó lo que estábamos pensando y previendo, el pollo pequeño murió debido a las heridas ocasionadas por su hermano mayor. La calzada es una especie considerada fratricida facultativa, es decir, en años buenos con cantidad de presas, aportes continuos y abundantes de presas... saca dos pollos sin ningún problema. Pero en determinados años, parejas, territorios... no se puede aportar suficiente comida y aparece el fratricidio. Que ambos pollos durante la primera semana se peleen, se enfrenten, se pongan cara frente a cara, es normal para establecer una jerarquía de acceso a las cebas. Las calzadas al mismo tiempo, presenta asincronía de puesta y asincronía de eclosión, lo que le da al mayor una ventaja sobre su hermano. Si a eso lo unimos el marcado RSD de la especie, en casos en que sale una hembra en primer orden de la eclosión, con recursos alimenticios escasos, infrecuentes, con presas no muy grandes... puede producirse el fratricidio, el cual ocurre principalmente entre la 1ª y 2ª semana de vida de los pollos. Para que se desarrolle el fratricidio, deben darse también peculiaridades como que la comida debe ser entregada de pico a pico, trozos pequeños... En esos casos, los pollos deben luchar por ésta. Incluso a veces, el lado donde esté el pollo con respecto a la hembra aventaja o dificulta el acceso a la comida.

En todo este proceso ganan y pierden todos. Existe un conflicto entre todos los miembros de la familia. El macho está obligado a cazar, cazar y cazar; jugarse la vida cada día para llevar comida a los pollos, la hembra le apremia, le motiva, le exige... La hembra debe valorar qué hacer cuando ve a sus pollos luchar; ponerse en medio, tumbarse, cebar a los dos... pero hasta un punto en el que decide que no se puede continuar así para no poner en peligro la vida de los dos pollos. El pollo mayor preferiría comer mucho más de lo que come en esa situación, tener el buche muy lleno y dedicarse a comer y a dormir; pegar a su hermano le ocasiona un elevado gasto energético, hay que valorar si dejarlo morir de inanición o matarlo de forma activa pero, también debe valorar si dejar a su hermano más tiempo vivo para tenerlo de seguro o incluso, para fomentar mayor esfuerzo en los adultos, los cuales al oír a los pollos piar podrían incrementar su esfuerzo reproductivo.  El pollo pequeño, tiene que saber cuándo y cómo enfrentarse a su hermano para no perder la batalla, qué hacer para no activar en el mayor su agresividad, cómo y hasta cuándo piar para comer después de que su hermano esté saciado, cómo hacer ver a la hembra que le tiene que dar de comer después de que termine el mayor, cómo tumbarse, cuando levantar la cabeza... Y así podríamos seguir enumerando motivos para hacer ver que hay un conflicto con pros y contras de cada personaje de la familia. Algunas ideas más: si hay más pollos menos probabilidad de que te ataquen, más pollos mayor conservación de la energía al contactar entre ellos...

El pollo mayor cumplió el sábado 9 días de vida; el pequeño tenía 7 días. Durante unos días anteriores, se estaba viendo las mayores interacciones del mayor hacia el pequeño. El mayor estaba pasando hambre y estaba desarrollando comportamientos agresivos hacia el menor. Hay gente que dice que come algo. Un pollo debe tener el buche muy lleno para estar tranquilo, dormir gran parte del tiempo. Se ve a los pollos bien cebados como no hacen nada más que dormir, descansar. Este pollo mayor se le veía que necesitaba más comida. A partir del domingo toda la comida está siendo para él y se le ve en esa situación. El punto determinante fue el sábado, comenzaron las agresiones sobre las 8 am. Durante estas agresiones el mayor comenzó a hacerle una herida en la flexión del ala izquierda. Debido a sus picotazos, zarandeos... fue desplumándole el dorso al pequeño. Hasta las 15:00 que podríamos decir que el pequeño había muerto, fueron 7 horas sin parar de agredirlo. La hembra no intervino en ningún momento, dejó que el mayor terminará esta situación. Aun haciendo aportado el macho una presa, no cebó al pollo mayor en esos momentos. El mayor le pedía comida a la hembra pero ésta no se la daba, de esa forma se aseguraba que el mayor acabaría con su hermano. Luego ya comenzó a cebarlo, cuando ya el estado del pequeño era lamentable.
El pollo pequeño ha estado muerto en el nido desde el sábado hasta ayer por la tarde, un día en el que el mayor de vez en cuando ha estado atacándolo. La hembra ya lo dejaba fuera cuando se tumbaba a dar calor, lo picoteaba de vez en cuando, pero ella sabía que estaba muerto. La hembra no cebó con el pollo pequeño al mayor como he visto en varias ocasiones. La diferencia es que en este nido había comida para un pollo, no para dos. En los que yo he observado no había comida ni para un pollo y tenía que dar de comer al mayor.


Durante mis años de seguimiento de la especie, he visto varios casos de fratricidio en vivo y en directo. Son situaciones difíciles, duras, que por un lado estás viendo algo excepcional pero por otro lado, estás viendo la muerte de un ser vivo por su hermano y sabes que no debes actuar. Sabemos que es mejor que sobreviva un hermano fuerte que dos hermanos en peor estado, los cuales podrían ver mermada sus probabilidades de éxito en la naturaleza.

Ahora desear a estos padres que saquen adelante a este pollo único, el cual crezca fuerte, rápido y sano y pueda unirse a la población reproductora de calzadas en unos años.


Placa incubatriz


La semana pasada, empezaron a entrar calzadas con mayor frecuencia en el CRAS de Valladolid. Este año llevamos cuatro. Las dos primeras entraron en abril y mayo. La primera era una hembra con traumatismo; el segundo un macho por disparo. Gracias  a la labor del personal del CRAS de Valladolid, fueron recuperados y soltados en su entorno original. Las otras dos no han tenido tan buena suerte. La tercera era una hembra intermedia procedente de Arroyo de la Encomienda, atropellada con múltiples fracturas. La cuarta procedía de Navalperal de Pinares en Ávila; muerta por engancharse en un alambre de espino. Parece que esta tarde iré a ver a la quinta que ha entrado. En primer lugar, indicaros que si alguna vez os encontráis una rapaz con problemas, hay que mantener la calma y actuar tranquilos. Lo primero es siempre taparlas para que no nos vean y se estresen e intenten escaparse y hacer más daño. Lo mejor echarles un paño, camisa, camiseta... y que estén a ciegas. En segundo lugar, en caso de estar enganchada en un alambre de espino, lo mejor es cortar el trozo de alambre y no intentar desenredarla ya que puede ser peor al producirse algún desgarro. Rápidamente hay que llamar al SEPRONA, Agentes Medioambientales, Guardias Urbanos, 112... El animal debe llegar cuanto antes al Centro de Recuperación. En España hay 44 centros donde se puede llevar el animal para su entrega. Si se dispone de una caja de cartón, mejor que mejor, se hacen unos agujeros para que respire y se hace la entrega.
 
De las cuatro últimas entradas, tres eran hembras. Lo peor son las hembras que han entrado en el mes de junio. Las dos mostraban muda y placa incubatriz. La placa incubatriz es una señal de que la hembra ha estado incubando huevos y pollos. Es una zona del pecho que pierde el plumaje interno, irrigándose con más vasos sanguíneos que al estar en contacto con los huevos, puede proporcionar calor de la hembra a éstos e incubarlos. La epidermis se hace más fina y se pierde la grasa de esa zona. Lo mismo ocurre cuando tienen pollos. Las hembras que están incubando huevos, aprovechan esos meses para poder realizar la muda de parte de su plumaje; los machos aprovecharan cuando los pollos ya vuelen para comenzar la muda. La pérdida de una hembra reproductora implica muchas más pérdidas. Por las fechas, tendrían pollos en el nido. Sin la protección de la hembra, si darles de cebar, etc., los pollos morirán de hambre porque el macho no los cebará o serán depredados al no tener nadie que los proteja. Puede ser incluso que el macho haya muerto, y es la hembra la que está obligada a salir a cazar a ver si puede aportar algo de comida. La tercera calzada, la hembra intermedia, estaba en un estado lamentable de peso. Una hembra adultos estará en torno a los 900 gramos, algunas un poco menos y otras un poco más. Ésta hembra estaba en poco más de 600, se le notaba la quilla (enquillada). Puede ser incluso que el macho no haya podido traerle presas durante tiempo y ella había ido consumiéndose, con la desgracia que al salir a cazar obligada por la ausencia del macho, murió atropellada.

Os adjunto unas fotografías para que veáis como es la placa incubatriz de una calzada reproductora para que os hagáis una idea.

sábado, 23 de junio de 2018

Baño en Bunyola

Ayer me mandó Miguel Ángel Reus Martorelle, el enlace de Youtube con las imágenes captadas hace un par de días antes de un bonito ejemplar adulto de águila calzada en la Comuna de Bunyola (Mallorca). La filmación esta hecha en una balsa de agua a la que acuden diariamente un gran número de rapaces y que el encargado de la Comuna, con muy buen criterio, mantiene con agua gran parte del año. Además de la belleza del ejemplar, podemos ver como la calzada va metiendo su cuerpo con movimientos ondulantes para ir mojando el plumaje. Son muy importantes estas masas de agua, además de bañarse y asearse, pueden beber sin problemas. Otras balsas son muy peligrosas, sobre todo para los jóvenes, que se meten en el agua sin conocer la profundidad y terminan por morir ahogados.