martes, 9 de abril de 2019

Satán y Diana vs Búho Real

Hace ya casi un año, dentro del trabajo de campo de 2018 con la población de calzadas de Valladolid, localicé un nido de la especie en Aldeamayor que había fracasado. La causa de esta pérdida, había sido la predación de la hembra por parte de un búho real, el cuál cría por las cercanías. Lo que localicé de la hembra reproductora de esta pareja, fue la cabeza al pie de un pino cercano al nido, al igual que las plumas y algún resto óseo.

Dentro de la gravedad del hecho, dentro de lo malo, el macho había sobrevivido. Por este motivo, tenía la certeza de que esta temporada 2019, volvería a ver este territorio ocupado. Si existía una buena población divagante de calzadas buscando territorios en esta cuadrícula, seguro que el macho encontraría pareja. Este hecho también lo había constatado, ya que durante 2018, había localizado individuos no reproductores de calzadas, llamando insistentemente en busca de compañeros/as para comenzar a establecer una pareja y comenzar a reproducirse.

Este año 2019, debido a la climatología adversa que se había presentado en el Estrecho de Gibraltar, las calzadas han ido llegando poco a poco a sus territorios. Si que es verdad que se han visto calzadas por la zona, los cuales corresponden con individuos en su migración hacia el norte, divagantes, etc. La primera pareja establecida en su territorio, cerca de su nido, ha correspondido al 30/03/19. Solo una de las 14 que localizamos en 2018. La siguiente pareja, la detecté el viernes 05/04/19.

Y ¿sabéis cuál fue? FUE LA PAREJA DE ALDEAMAYOR!!!!!

Os cuento el reencuentro entre las calzadas de ese territorio y yo. Sobre las 16:45, dentro del trabajo de estas primeras semanas, el cual está previamente definido y organizado desde hace meses y remitido a la Dirección General del Medio Natural de la Junta de Castilla y León, voy visitando los territorios donde he localizado en 2018 una pareja reproductora, individuos fijados pero no reproductores o nidos localizados pero sin indicios de cría por parte de ninguna especie en 2018. Las visitas se realizan cada 3-4 días para poder determinar la fecha de llegada y ocupación del territorio. En esas visitas, se determina la presencia o ausencia de calzadas, en base a contactos acústicos, detección de individuos en vuelo, presencia de cagadas debajo de posaderos y/o nidos, aporte de ramas y/o hojas frescas como ramas señales de ocupación.

Al llegar a la zona, no escuche en ningún momento a ninguna calzada. Al aproximarme a los posaderos y nido de la pareja del año pasado, salió una calzada clara del árbol. Me pareció una hembra muy grande, con muy buen aspecto físico. Excepcional. Qué alegría más grande comprobar que alguna calzada de esas divagantes, sin territorio todavía ni pareja, había elegido el nido donde el año pasado la hembra residente había muerto. Nos da una idea de la buena salud de la población con individuos que intentan entrar a criar, seguramente hijos/as, nietos/as... de muchos de los adultos reproductores presentes en la cuadrícula. En vista de esta grata sorpresa, coloqué el hide portátil y esperé a confirmar la buena noticia. Pero lo mejor estaba aún por llegar, sobre las 18 veo llegar a una calzada por dentro del pinar en dirección al nido, a media altura. Y la sorpresa fue mayúscula: era un macho intermedio precioso, con un iris amarillo que resaltaba sobre ese color oscuro de la cara. Traía un buen buche, se posó en el nido, llamó a su hembra y allí estaba ella, clara, joven, fuerte y con ganas de comenzar a formar una familia nueva de calzadas.

Os subo unas imágenes del macho, al cual llame Satán acordándome de una fotógrafo indio, el cual ante una calzada de este tipo, denominó su foto como la mirada de Satán al matar una presa. A la hembra, pensé en llamarla Artemisa, nombre de la diosa griega de la caza y de los animales salvajes. Pero me gustaba más el nombre que los romanos dieron a esta diosa: Diana. Le he puesto este nombre porque Diana (Artemisa) se caracterizaba por ser fuerte, valiente... y esas cualidades, son las que va a necesitar esta hembra para evitar, repeler, rechazar... un posible ataque de un potencial depredador.
FOTOGRAFÍA.- Macho intermedio posado. Autor: Ignacio S. García Dios

FOTOGRAFÍA.- Hembra morfo clara posada. Autor: Ignacio S. García Dios
No hay nada como confirmar, comprobar... que las previsiones, ideas... que tenía yo hace meses sobre esta pareja, se han confirmado. Por un lado, muy contento, por otro lado, algo de preocupación por si ocurre lo del año pasado con un nuevo ataque del búho real vecino.