lunes, 21 de enero de 2019

Invernante en Laguna de Manjavacas (Cuenca)

Hace unas semanas, Sergio Jiménez de www.birding140.es, me reenvió una cita de Patricia Orejas, MªJosé Caballero y Elisa Parra de la ONG BRINZAL, Centro de Recuperación de Rapaces Nocturnas https://brinzal.org/. En dicha observación, había visto a una calzada morfo claro sin marcas apreciables, planeando posiblemente buscando alguna presa. La vieron cuando cruzaba la carretera por la que iban, se pararon en uno de los caminos de entrada a la Laguna de Manjavacas cuando la divisaron. Volaba dirección suroeste. La fecha de las cita es el 1 de enero de 2019, sobre las 16 horas. Meteorología: mucho sol y calor para la época del año, estiman sobre unos 14-15 grados. 




Según se desprende de la descripción de más abajo sobre la laguna, estaríamos antes una zona típica de invernada de calzadas, las cuales muestran bastante afinidad por lagunas, embalses, cursos de agua... zonas con temperaturas más benignas y con una gran cantidad de especies de aves y número de individuos de estas aves. 

FOTOGRAFÍA: De Antonio L from Mota del Cuervo, España - MANJAVACAS 01, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=40347483)


Según la Wikipedia:

La Laguna de Manjanvacas se encuentra en el término municipal de Mota del Cuervo (Provincia de Cuenca), concretamente a unos 8 kilómetros de la población. Situada a 670 metros sobre el nivel del mar, ocupa una superficie de poco más de un kilómetro cuadrado (231 ha) en la cuenca alta del río Záncara (alto Guadiana). La de Manjavacas es la Laguna principal del Complejo Lagunar del Manjavacas que incluye además las lagunas de Sanchez Gomez, Alcahozo, La Dehesilla, Navaluenga y Maljarejo, así como el entorno circundante. Desde 1990 es propiedad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. 

Se trata de un humedal de carácter estacional, que se nutre con aportes tanto subterráneos como superficiales, así como con aguas residuales de Mota del Cuervo. Debido al irregular volumen del agua embalsada, las variaciones del índice salino son considerables (entre 10 y 34 g/l). La flora y la fauna que pueblan este humedal están muy condicionadas por la variable salina. La existencia de la laguna se debe, según los estudios geológicos realizados, a la proximidad de la Sierra de Altomira -se halla en un sinclinal a los pies de dichas prominencias- y a las irregularidades del terreno que retienen las aguas que, de otro modo, fluirían hacia el río Záncara. 

En las épocas de mayor nivel hídrico, las aguas de la laguna de Manjavacas acogen nutridas poblaciones de aves migratorias.