domingo, 29 de abril de 2018

Quercus: Artículo sobre la calzada


Siguiendo con el trabajo que realizo con la calzada, os comunico la publicación para el mes de junio del artículo titulado “Águila calzada, adaptaciones al siglo XXI” que se publicará en la Revista Quercus. Esto, unido a la ponencia en el I Simposio de Aves Rapaces que tendrá lugar entre el 1-3 de junio en Panzano (Huesca), es otro paso más para seguir dando a conocer a esta magnífica y bella rapaz que sigue fascinándome después de 22 años de investigación con ella. Espero que os gusten los nuevos datos sobre la especie, algunos de ellos muy interesantes y curiosos. Todo el texto muy bien cuidado, con imágenes de fotógrafos profesionales que me ceden sus fotos por este fin que es dar a conocer a una especie protegida y que necesita de la ayuda de todos. Espero seguir muchos más años estudiando a la especie, y seguir divulgando todos los aspectos de su día a día. Hay nuevos proyectos para principios de mayo que ya os comentaré.


sábado, 28 de abril de 2018

Desarrollo y Administración Insostenible


Ayer fue un día difícil como ya comenté en el texto que subí a Facebook. Os lo trascribo a continuación:

Profundamente entristecido y contrariado está tarde. Comencé a estudiar a las calzadas en 1996 en el Tiétar y Sierra de Gredos. No había ningún estudio hecho sobre población, distribución, etc., en la provincia de Ávila. Fueron muchos años de esfuerzo y dedicación para localizar las parejas, sus nidos, etc. Muchas horas dentro de hide con el telescopio observando su día a día, sufriendo con ellas y sus pollos, alegrándome al verlos volar, volver al año siguiente... Nadie más que los que nos dedicamos a estas aves, sabe el esfuerzo que, dedicación, constancia... que dedicamos en su conservación. Fueron años duros, luchando para hacer ver a la gente que la calzada era una aliada del agricultor como controladora de plagas, luchando con la administración regional y local para que no cortaran nidos para la extracción de madera. Me trasladé a Valladolid en 2014, por motivos laborales y comencé a seguir la población de calzadas de esa provincia. Aun así, he seguido solicitando los permisos adminstrativos al servicio Territorial de Medio Ambiente para seguir controlando los nidos del Tiétar y Gredos, muchos de los cuales conozco desde hace 22 años. El año pasado volvió a repetir una de las parejas de El Hornillo de aquellos años. Era fiel a nuestra cita. El año pasado entró una hembra nueva, la cual era muy desconfiada y esquiva; seguro que presentía que, aunque su instinto la dijera que criara allí por su filopatria, algo no iba a ir bien. Sacó un solo pollo ese primer año. Hace un par de semanas, volvimos al territorio de esa pareja para comprobar si estaban allí. Y lo que vimos fue terrible. Árboles cortados, apertura de pistas... dentro del área de cría, al pie del pino!!! Estamos hablando de una zona denominada Parque Regional de la Sierra de Gredos!!!! Tanto parque, zepas, ibas... para qué? Es más grave todavía el hecho de que el jefe de comarca, técnicos... sabían de la existencia del nido, unos porque se lo enseñé hace tiempo, otros porque se indican las coordenadas en los informes anuales que se remiten a la administración competente. Da tristeza ver a la pareja clara sobrevolando la zona, viendo como el hábitat, donde seguramente nacieron, donde han criado y sacado adelante a sus pollos, está destruido, alterado. Es un día triste, una vuelta dolorosa a Valladolid, mismo dolor que el que ha mostrado la pareja al sobrevolarme y marcharse había el oeste.


Los que trabajamos con especies protegidas, estamos acostumbrados todos los santos años, ha solicitar los permisos administrativos correspondientes para poder estudiar este tipo de aves. Hay que mandar solicitud, aval, certificado de anillador..., y adjuntar el informe de resultados del año anterior, donde te obligan a indicar coordenadas de los nidos localizados. Si ese pago, no hay más permisos. Y así andamos. Este año 2018, y en vista de cómo trabaja la administración, envié el informe de 2017 y la solicitud para el 2018 para Ávila, Valladolid y Centros de Recuperación. Lo envié en octubre de 2017; finales de abril, casi 8 meses, y sigo esperando los documentos. Están saturados, con mucho trabajo, y va todo despacio. Lo impresionante, es que para cortar pinos, molestar especies, hacer fracasar parejas... los permisos van más rápidos. Pero es que no hay límite ni de fechas para realizar las actuaciones. Bueno si, hay límite si vamos a fastidiar a la imperial o a la cigüeña negra; las especies de la Champions League. Vamos a ver. Si ha llovido en invierno, y no se han podido realizar las labores previstas en el monte, se dejan para más adelante y punto. Pero qué es eso de que por que ha llovido, y no se ha podido trabajar, sigo haciéndolo en el mes abril en zonas críticas de cría de especies protegidas? Más aún, para qué narices se citan en los permisos administrativos, bueno mejor dicho, casi se amenaza, la legislación y normativa que debemos respetar a la hora de estudiar una especie protegida, cuando los cortadores, madereros, guardas... se la pasan por dónde quieren? Nosotros los investigadores sabemos lo que tenemos qué hacer, lo que no, cuándo, cómo... hasta a qué hora debo de hacerlo. Esa normativa, infracciones, sanciones... hay que recordarla a los infractores; recordarla y aplicarla.

Después de lo que ha pasado, resumido en pocas palabras: pérdida de un territorio de calzada que conocía desde 1998, cuyo nido conocía la Guardería Forestal y Administración. El día 15/04/18 es cuando nos dimos cuenta de la intervención, realizando unas pocas fotos para evitar molestar a la pareja si se encontraba allí. Ayer viernes 27/04/18, accedí a la zona y bajé a ella. Lo que se veía desde la parte alta de ese monte, no era nada con lo que había alrededor del nido. Os adjunto las fotos. La intervención ha sido brutal, desmedida, irracional; vamos de cárcel. Han cortado pinos alrededor del nido, han amontonado todos los restos de ramas alrededor, han metido maquinaria pesada que ha destrozado la cubierta vegetal, apertura de caminos... Vamos, y como es de esperar en gente así, los muy guarrazos dejando restos de cáscara de naranja y otros restos, porque según ellos, es materia orgánica y se degrada. Joder, pues tíralo en tu casa, en tus macetas o en jardín, y no vengas a tirarlo al monte ¿no? La pareja sobrevoló el pinar, y en vista de cómo han dejado su territorio, optó por ciclear e irse hacia el oeste. Este año se la han jugado; esperemos que se vayan a una zona más tranquila y puedan empezar el año que viene.

Pero esta fiebre de la madera, de la explotación de la naturaleza, ha vuelto con fuerza estos últimos años. El año pasado ya advertí a la Sección de otro marcaje en otra zona de cría de calzadas en Arenas de San Pedro. Este mes he ido a diversas zonas de Arenas de San Pedro, y nada más que he visto que pinos cortados, zonas de acumulación de restos de corta, movimientos de tierra, caminos destrozados... La fiebre de la madera y la pasta, y no precisamente pasta de papel. Pero no solo tenemos que comentar el caso de la corta de pinos, hay más y mejor.

El resineo es necesario, útil, aliado... bien gestionado. Hay que ir abriendo los rodales que se van a resinar de forma progresiva cuando hay un nido de una calzada dentro, que se vaya acostumbrando, familiarizando... No podemos resinar el árbol del nido ni antes, ni durante ni después de la puesta para evitar que la hembra salga del nido precipitadamente y rompa los huevos. Tampoco se debe resinar el árbol del nido cuando lo pollos son de corta edad. La hembra en ese momento los tienes entre sus tarsos. Una salida precipitada de ella los arrastraría y los tiraría del nido.


Para rematar la situación de este inicio de temporada. Ha tenido lugar el 21/04/18 la IV MARATÓN BAJO TIÉTAR 2018, una carrera en mountain bike, donde se concentraron más de 2000 participantes dicen los organizadores. Hasta ahí bien. Es una prueba que puede generar mucho dinero para las localidades de la zona. Hay dos rutas: corta de 75 km y larga de 130 km. Discurre por las zonas naturales del sur de Gredos y valle del Tiétar, pistas forestales, paraje... Como es lógico, hay organizadores de esta prueba, los cuales intentan fomentar el deporte, desarrollo de las localidades... Ante una actividad de este tipo, con esa afluencia de gente y recursos, se solicitan los permisos administrativos correspondientes. Debería ser el Servicio territorial de Medio Ambiente, en unión con Guardería Forestal, investigadores... el que viera el recorrido, viera los posibles puntos críticos, viera alternativas, etc. Pues nada de nada. Resulta que estando mi compañero, Vicente García Canseco, fotógrafo con la autorización para realizar el reportaje del águila calzada en la zona, dentro del hide, le aparecen dos personas de esta organización que llegan hasta donde está el nido de calzada, y cuando Vicente, les llama desde el hide, salen de allí. Como no podía ser de otra forma, hábitat de la calzada con su nido arreglado, zona de carrera por donde pasaran más de 2000 personas en bicicleta. Pero vamos a ver. No hay otras fechas ni otros momentos ni otras zonas para que pasan los chavales? Las calzadas no llegan hasta el 21-23 de marzo al Tiétar. No se puede hacer antes? No se puede a partir de septiembre? Parece que no, también me imagino que la cigüeña negra estuvo tranquila sin tener que ver a los ciclistas. Eso sí, entretenida sí que tuvieron que estar las dos calzadas el día de la carrera. Más molestias, molestias innecesarias.
  

Todas estas situaciones, nos tienen que hacer pensar en qué estamos haciendo mal. Nuestros técnicos tienen que pararse a analizar los proyectos, solicitudes, informes... Deben pedir ayuda a los agentes medio ambientales, biólogos, conservacionistas, asociaciones... Debemos llegar a un modelo de Desarrollo Sostenible, donde podamos explotar de forma racional el medio ambiente sin perjudicar a las especies protegidas. Se puede hacer todo, pero en su momento y en su lugar. El organizador de la prueba sabe de lo suyo, yo sé de calzadas, el técnico de administración... Entre todos, podemos hacer las cosas de forma racional y sensata, y sobre todo, respetando la ley.

miércoles, 11 de abril de 2018

Esta primavera promete

Después de haber pasado una primavera y verano del 2017, con escasa precipitaciones, sequía, etc., estamos asistiendo a un año 2018 lleno de agua, nieve... Las calzadas llegaron a finales de marzo a nuestras latitudes, en algunas zonas durante los primeros 10 días de abril. Una primavera como la del año pasado, es lo peor que le puede pasar a una calzada. Podríamos pensar que una primavera seca las beneficiaría, porque podrían salir a cazar, no les molestaría la lluvia... Todo lo contrario, tenemos que pensar que la calzada tiene éxito si hay presas, y presas inexpertas, enfermas, numerosas.... Una primavera seca inluye negativamente en sus presas: menos parejas que ponen o crían, menos pollos, menos presas potenciales... Y sin presas, los machos cazan menos, las hembras no llegan a alcanzar el tamaño óptimo corporal, y terminan muchas de ellas por no poner, y las que ponen puede ser que solo saquen un pollo. Solamente unas pocas llegarán a sacar dos pollos.

Esta primavera va bien. Mucha agua, días de agua, alternados con días de sol... Llevamos dos días malos en Valladolid con lluvia, frío... Hoy ha salido el sol, ha dejado de llover, suben las temperaturas... y esos son señales que indican a las calzadas que hay que salir a cazar. Capturar presas, llevárselas a la hembra y cortejarla. Darle lo que necesita para que pueda entrar en celo y alcanzar el tamaño corporal necesario para fabricar los huevos y tener reservas de grasa para los meses que vienen a partir de ahora. Esta mañana de paseo con José Manuel Onrubia hemos estado observando a una pareja de morfo claro en su nido, en su territorio. Piando, posándose cerca del nido, dentro de éste, sobrevolando... Y infinidad de pájaros cerca de ellos, los cuales forman parte de su dieta. Palomas bravías, torcaces, mirlos, currucas, ánades, urracas... Buffet libre a partir de ahora. Al volver a casa por la A-6, he podido comprobar que no solo hay retenciones de coches en los puentes, vacaciones... también hay retenciones en el aire de calzadas, que hoy ya por si, han salido a campear por nuestros campos verdes en busca de sus presas. Qué gusto dar verlas en el aire sobrevolando en vuelo a media altura buscando esas palomas, gazapos, mirlos, urracas!!! 

FOTOGRAFÍA: Karen Blaugrund - 11/09/15 en Cazalla




viernes, 6 de abril de 2018

Arreglo del nido

Cuando termina una temporada de cría de cualquier pareja de calzadas, el nido el cual ha sido utilizado unos 6 meses aproximadamente, ya no presenta ese aspecto tan verde, tan cuidado como al principio de la estación. Ha quedado plano con ramas y pinocha seca. Al comienzo de la estación reproductora, está lleno de ramas nuevas en los bordes, se ha construido un cuenco donde la hembra depositará los huevos y donde estarán protegidos del frío, sol directo, etc. Nada más llegar, ya comienza la pareja a aportar palos a la estructura. Los suelen coger de las innumerables ramillas que hay en el suelo, caídas durante los meses anteriores. Tanto el macho como la hembra participan en el proceso de mejora del nido. El macho incansable, aporta los palos que deja en el nido, siendo la hembra principalmente de la colocación correcta. Van trayendo también ramas con hojas frescas, sobre todo pinocha en la zona central. Con esa pinocha tienen que construir un cuenco donde depositarán los huevos. Para conseguir darle esa forma a la estructura, son los adultos los que con su pecho, van aprisionándolas, chafándolas mientras le dan forma de cuenco. El cuenco donde colocarán los huevos, presenta unas dimensiones medias de 27,5 x 25,4 cm con máximos de 37 x 32,5 cm, y una profundidad del cuenco de 6,4 cm con un máximo de 9 cm. Es una tarea que les lleva su tiempo y su esfuerzo. Son las primeras y últimas horas del día, las que dedican más tiempo a estas tareas. Al estar unos seis meses fuera de sus territorios, los nidos usados durante el año, al ya no haber aportes de presas, restos de excrementos, plumas... se limpian de parásitos y están saneados al año siguiente. Al mismo tiempo, el aporte de estas ramas frescas, de estas pinochas, también ayuda al saneamiento de organismos nocivos, tiene propiedades antisépticas.

FOTOGRAFÍA: Javier Gómez

I Simposio sobre Rapaces en Panzano (Huesca)

Siguiendo con el trabajo con la calzada, toca el viernes 1 de junio de 2018, participar como ponente en el I Simposio sobre Rapaces en Panzano (Huesca). Participaré entre 15:45 h – 16:20 h con una ponencia titulada: Águilas calzadas del siglo XXI: adaptaciones y problemas de conservación. Proyecto Valladolid.
Las rapaces y sus hábitats serán los protagonistas del I Simposio Nacional Guara 2018 que se celebrará en Panzano (Huesca) durante los días 1, 2 y 3 de junio de 2018. El encuentro está organizado por la Asociación Empresarios de la Sierra de Guara y el Fondo Amigos del Buitre, además cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Casbas de Huesca y la Diputación Provincial de Huesca.
El objetivo de este I Simposio Nacional sobre Rapaces y sus Hábitats, es crear un foro donde poner al día e intercambiar información y experiencias a nivel nacional en el conocimiento, amenazas y protección de estas aves, establecer prioridades para su estudio y conservación y seguir avanzando en el impulso de medidas que permitan compaginar el uso humano del territorio con la protección de estas especies y sus hábitats.


jueves, 5 de abril de 2018

Control de Plagas Urbanas

La importancia de la calzada en el control de especies consideradas plagas, tanto en ciudades como en nuestros campos, ya va siendo conocida. Estamos ante una aliada del ser humano. Dentro de mis clases sobre Control de Organismos Nocivos, incluyo a las rapaces, y sobre todo a la calzada, como una de las especies que nos ayudan en ciudades como Ávila y Valladolid a controlar la población de palomas bravías. Si salimos de Castilla y León, se observa la misma tendencia de la especie en Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón... esta ayuda que nos brinda, a veces y cada vez más, va en contra de su salud al detectarse cada vez más casos de Trichomoniaiss en la especie, como consecuencia de la ingesta de Trichomonas gallinae que portan dichas palomas. Me envió hace unos días este video Alfonso Romero, grabado en el Puerto de Sevilla donde podemos ver algunos lances de aproximación, de juegos, de un par de calzadas sobre las numerosas palomas presentes en la zona. Imágenes muy bonitas para que podamos disfrutarlas y agradecer el trabajo de las calzadas en el control de plagas.


miércoles, 4 de abril de 2018

Tranquilidad sobre todo

En estos momentos, debemos ser muy cautelosos a la hora de comprobar la presencia de un pareja. Una vez que han llegado a sus territorios, a sus nidos, se reencontraran, volverán a formar o estrechas sus vínculos, decidirán su nido, y una vez decidido, colocarán una rama señal de ocupación. A partir de ese momento, pasarás semanas hasta que la hembra se eche, sobre finales o principios de mayo. En ese tiempo, deben terner la tranquilidad para ir arreglando su nido, construyendo el cuenco donde colocarán la puesta, copular, alimentarse... Al principio, la hembra seguirá cazando, sobre todo presas grandes, pero poco a poco, le irá entrando el celo, comenzará a mudar, y será el macho el que le traiga las presas nupciales. La hembra va entrando cada vez más en un estado de sopor, va cogiendo peso, ya no presenta tanta agilidad, y además debe protegerse de posibles golpes, impactos... si cazara, lo cual podría dañarla o dañar los huevos. Por todo esto, debemos dejarlas la tranquilidad que necesitan, se comprueba la llegada por sus cantos, sus vuelos territoriales y nupciales, y por la rama señal encima del nido. A partir de ahí, que tengan tranquilidad ya que si notan presencias, molestias, etc., pueden abandonar el territorio y buscar un nuevo emplazamiento. 

Aquí os pongo un extracto sobre este tema de mi libro sobre el Águila Calzada publicado por Ediciones Tundra en noviembre de 2017:

En busca de ramillas, palos... para el arreglo del nido (Fotografía: Juan Pablo Fuentes)
A los territorios llega primero el macho, el cual debe marcarlo y defenderlo de posibles competidores. Al ser una especie migratoria, y no estar presente durante los meses invernales, cuando llega al territorio tiene que demostrar la propiedad de la zona, del nido. Hasta la llegada de la hembra, podemos sentir la presencia de los machos, dentro de los pinares a través de sus cantos breves de marcaje. Existen casos en que no se incorpora la hembra por cualquier motivo, y el macho sigue en el territorio intentado conseguir pareja, a través de vuelos, cantos... (García Dios, obs. pers.).

En el momento que llega la hembra al territorio, se establecen de nuevo los vínculos entre la pareja, y se decide el nido a utilizar. En esta especie, y como hemos visto en el capítulo anterior, si todo ha transcurrido con normalidad el año anterior, será el mismo nido el que decidan arreglar. En esas visitas que realizamos durante esas semanas para comprobar la presencia de la pareja, además de ver a los individuos u oírlos, es fijarse en la colocación de una ramilla de pinocha verde encima del nido actuando como señal, semáforo, de que ese nido ya tiene dueño.

A partir de ese momento, la pareja va entrando en celo, realizando los vuelos nupciales y territoriales, arreglando el nido... En estos primeros momentos, la hembra todavía caza y aparecen restos de presas más grandes en los territorios. Son momentos en que están más discretas, aprovechando para  recuperar fuerzas y comenzar el duro trabajo que les espera.

Parejas de calzadas con hembra intermedia y macho claro (Fotografía: Rubén Cebrián)

Rama señal

Como ya os comenté en un post anterior, las calzadas ya han llegado de sus cuarteles de invernada y están dentro de sus territorios de cría. La llegada es escalonada, es decir, la pareja no llega junta. Por lo que vamos sabiendo, a través de observaciones que he realizado durante estos 22 años cerca de calzadas, unidos a datos extraídos de ejemplares seguidos con emisores, es que en el viaje prenupcial hay diferencias entre los sexos. Los machos suelen llegar antes a su territorio, para marcarlo y defenderlo. Las hembras parece que se toman el viaje de vuelta más tranquilas, realizando algunas de ellas stop-overs, es decir, zonas de paradas, de estancias, durante su viaje prenupcial para cazar, descansar... Este hecho nos cambió la idea que teníamos de viajes prenupciales rápidos, sin paradas, sin casi tiempo para recuperar... Al contrario, las hembras pueden llegar en buen forma física a sus territorios de cría, físicamente bien, al haber ido parando, cazando y comiendo. Cuando llega, se encontrará con el macho y ambos estarán ya en disposición de luchar y defender por su territorio y por su nido. Esta situación sería la más común pero puede haber diferencias, por ejemplo en el caso de pérdida de algún adulto del año pasado. Por lo general, son bastante fieles a sus territorios y nidos. Yo conozco parejas que localicé en 1996 que siguen en ese pinar, e incluso los lugareños ya las conocían antes que yo. Un factor importante en la repetición del nido, es el éxito en el año anterior. Si han sacado al menos un pollo, si el hábitat no ha sufrido alteraciones, si no hay molestias en abril, con total seguridad repetirán territorio y nido. Si ha habido algún cambio en alguno de los miembros, podría haber alguna modificación en cuanto al nido. Pero si sigue la hembra del año pasado, y fue un buen año de cría, estarán allí. 

En el centro de España, son los últimos diez días de marzo, donde podemos observar calzadas ya en su territorio. Hay que indicar que podemos ver calzadas por nuestros campos, incluso a mediados de marzo. No son calzadas territoriales sino calzadas en paso, las cuales van muy asociadas y vinculadas a los cursos de agua, río, arroyos, pantanos, embalses... Irán subiendo hacia el norte. Sobre el 21-23 de marzo podríamos tener machos de calzada en sus territorios y en sus nidos. 

Gracias al interés mostrado por el Parc Natural dels Ports en Tarragona, podemos disfrutar este año de nuevo de la WebCam que tienen instalada en un nido de calzadas. Ya está la pareja en su territorio, en su mismo nido, y ya han comenzado a arreglarlo. A la hora de comprobar si la pareja es la misma del año pasado, al no disponer de individuos marcados con marcas de patagio ni marcas de maquia, ni anillas metálicas ni de PVC, tenemos que recurrir al análisis de los plumajes, comportamientos, etc., para intentar definir si son los mismos o han cambiado. El año pasado la parejas era una hembra de morfo intermedio y un macho de morfo claro. La hembra muy marcadas las plumas blancas de las cejas. El macho era muy estilizado. Por las imágenes que voy viendo y las capturas que realizo para estudiar su plumaje, puedo decir que la hembra muestra esas mismas marcas características en su plumaje. No podemos decir lo mismo del macho. 

El macho de este año, aunque sea de morfo claro, no presenta tanta claridad y blancura en su plumaje. Lo primero que nos llama la atención, es las plumas ocráceas no tan marcadas en este ejemplar de 2018. Plumas ocráceas de la nuca, pileo y doble V de las escapulares (dorso). Al mismo tiempo, las lágrimas del pecho no son tan marcadas sobre fondo blanco y tan estrechas como eran las del macho de 2017, además de ser más marrones oscuras. Al igual la plumas de las calzas (tarsos), tampoco son tan claras, tan blancas, con respecto al macho del 2017. También detecto diferencias en su fisionomía. Este macho de este año es de mayor tamaño y peso que el del 2017, y eso se ve muy bien en las proporciones corporales de los tarsos respecto al cuerpo. Y más aún, y ya lo iremos viendo conforme pasen las semanas, el comportamiento de este macho es más sereno, más tranquilo; no tan intimidado por la hembra ni dominado como le pasaba al macho de 2017 debido a esa gran diferencia en cuanto al RSD que presentaban.

Va a ser interesante todo el proceso de crear lazos entre una parejas con miembros nuevos, muchos comportamientos vamos a poder observar y describir. Y, muy importante, vamos a ver qué tal el tamaño de nidada de este año, y qué éxito reproductor presentan. Os pongo un par de fotos donde podéis ver al macho de 2017 y al del 2018 para que podáis ver las diferencias en cuanto a plumaje y fisionomía.

FOTOGRAFÍA: Captura WebCam Parc Natural del Ports. Hembra y macho del 2018.
FOTOGRAFÍA: Captura WebCam Parc Natural del Ports. Macho del 2017 posado en el nido con aporte de un gazapo.