sábado, 8 de octubre de 2016

BAÑOS

Pero no solamente las Calzadas utilizan el agua para beber sino también para darse baños como veis en el magnífico reportaje fotográfico de Antonio Hernández Robles.

La Calzadas para bañarse prefieren meterse en aguas con solo algunos centímetros de profundidad y luego chapotear y salpicar el agua hacia sus cuerpos (usualmente meten el pico y la cabeza y la sacan enérgicamente). Aprovechan charcos, lagunas, fuentes artificiales, balsas, regaderas (para riego de fincas). Buscan zonas tranquilas y mientras lo hacen no bajan la guardia y miran a lo alrededores, al cielo, por si acaso se acercara algún peligro.

Después del baño, vuela hacia una percha para acicalarse. La acción de acicalarse equivale a peinarse usando el pico en vez de un cepillo. Esto ayuda al ave a alisar las plumas y a remover suciedad, restos de tejido muerto, parásitos y ayuda en el cambio de la pluma durante la muda.

Además, también les permite distribuir aceite natural sobre el plumaje. Este líquido proviene de la glándula uropigial, ubicada en la base de la cola. Este aceite impermeabiliza el plumaje, lo mantiene elástico y le sirve de aislante para no perder calor corporal. También interviene en la síntesis de la vitamina D al incidir sobre él los rayos de sol. El ave consume oralmente la vitamina D al arreglarse las plumas con el pico. La ausencia de Vitamina D produce raquitismo.


FOTOGRAFÍA: Antonio Hernández Robles©
Hembra FC de Calzada metiendo la cabeza en el agua
FOTOGRAFÍA: Antonio Hernández Robles©
Posteriormente se tumba y moja el pecho, vientre y alas
FOTOGRAFÍA: Antonio Hernández Robles©
Se puede apreciar como está atenta a la presencia de algún depredador o peligro
FOTOGRAFÍA: Antonio Hernández Robles©
Se sacude el agua que han recogido las plumas de las alas para levantar el vuelo hacia su posadero
FOTOGRAFÍA: Antonio Hernández Robles©
Ya subida a la percha o posadero para comenzar el acicalado del plumaje
FOTOGRAFÍA: Antonio Hernández Robles©
Comienza pluma por plumas a estirarlas, quitar la piel muerta, ayuda a la muda y a ir repartiendo el aceite, 
FOTOGRAFÍA: Antonio Hernández Robles©
Se va sacudiendo conforme avanza la limpieza y el atusado de las plumas.
Puede observarse en la foto como se desprenden los restos muertos de piel y plumas
FOTOGRAFÍA: Antonio Hernández Robles©
Y el resultado final del baño...

REQUERIMIENTOS HÍDRICOS

El Agua es una de las sustancias esenciales para la vida de los seres vivos; es el compuesto base de los principales equilibrios que se dan en un organismo ya que participa en todos los procesos físicos, químicos y biológicos. Por ejemplo, es un solvente y está presente en reacciones hidrolíticas, control de la temperatura corporal, transporte de productos metabólicos, excreción, lubricador de uniones esqueléticas, y transporte de sonidos y luz dentro del oído y el ojo.

FOTOGRAFÍA: Carlos Martín Herrero© 
En las aves o mamíferos neonatos, las concentraciones de agua van entre 71 % y 88% del peso corporal, la alta concentración de agua en algunos animales disminuye con el crecimiento, la madurez y a los depósitos de grasa. Las concentraciones de agua en los animales adultos generalmente tienen un rango entre 50% a 65%, sin embargo, las concentraciones en animales muy engrasados puede bajar hasta 40%. En adición a la incorporación de agua durante el crecimiento, los requerimientos de agua son dependientes de muchas otras interacciones animal – medio ambiente. Los requerimientos de agua son afectados por la temperatura del aire ambiental, la radiación solar y termal, déficit de la presión de vapor, tasa metabólica, toma de alimento, procesos productivos, cantidad y distribución temporal de la actividad, y adaptaciones fisiológicas, de comportamiento y anatómicas para la conservación de agua.

Las aves también necesitan mantener un equilibrio entre las entradas y salidas de agua ya que consumen agua durante la formación de tejidos y otros componentes y sufren una pérdida continua a través de las vías renal, pulmonar y digestiva. Este equilibrio lo pueden obtener del agua que ingieran, del agua presente en los alimentos que ingieran (en aves rapaces este tipo de agua estaría en torno al 70%) y del agua que se forma derivada de la oxidación de las sustancias nutritivas (agua endógena o metabólica). Ante esta situación, podemos asegurar que el agua que debe ingerir será inversamente proporcional a la que obtenga de los alimentos y del agua endógena. Las aves rapaces, junto a las frugívoras, serían las aves que menor tasa de flujo de agua presentan.

Esta menor tasa de flujo de agua en las rapaces, se produce gracias a la excreción uricotélica y la ausencia de glándulas sudoríparas. En las rapaces el aparato urinario está compuesto por los riñones, los órganos encargados de elaborar la orina extrayendo de la sangre los desechos nitrogenados, y los uréteres que son los conductos encargados de transportarla hasta la cloaca, donde se juntarán con las materias fecales. En la cloaca se reabsorbe gran parte del agua que contiene la orina, de ahí que las deposiciones de las rapaces sean de consistencia espesa y pastosa. Las rapaces excretan ácido úrico, el cual se forma a partir del amoniaco y de otros derivados nitrogenados procedentes de la actividad fisiológica del ave.

FOTOGRAFÍA: Gabrielle Grilli©
Al mismo tiempo, otras formas que disponen las rapaces de disminuir la cantidad de agua necesaria con temperaturas altas son la apertura del pico, baños, búsqueda de sombra.  
Las Águilas Calzadas, por lo tanto, también necesitan ingerir agua aunque en pocas cantidades. Además de esa baja necesidad de agua que tienen por sus adaptaciones fisiológicas y de comportamiento; obtienen gran cantidad del agua que necesitan de las presas que capturan. En mis observaciones en nidos durante las cebas de los pollos, he podido ver que la carne que ingieren de presas pequeñas, es muy jugosa con alto contenido de agua. Presas como las golondrinas, gorriones, largartijas, lagartos ocelados…, además muchos de ellos jóvenes, volantones. Los pollos de calzada, como ya hemos visto, desde que nacen hasta que dan sus primeros vuelos pueden pasar cerca de dos meses, en los cuales no ingieren nada de agua líquida.

Las Calzadas recurren a pequeñas charcas, regaderas así como charcas y balsas forestales para obtener el agua líquida que llegaran a necesitar. Ya veremos en otro post que los jóvenes inexpertos de Calzadas, mueren ahogados en muchas balsas de riegos y fuentes forestales durante la época de verano cuando se tiran a estas balsas y luego no pueden salir de ellas.

FOTOGRAFÍA: Alberto García Santervás© 
La Calzadas beben recogiendo el agua con el pico y después elevando su cabeza para dejar que el agua caiga por la garganta. Varias veces nos hemos sorprendido al pasar cerca de una regadera (margen de los pistas forestales, canales de riego…) y nos ha salido del suelo una calzada que estaba bebiendo tranquilamente.