sábado, 6 de octubre de 2018

Morfo oscuro total o no?

Creo que después de estos años en los que he insistido tanto en identificar los tres morfos de las calzadas, en vez de dos como se venía haciendo, ha quedado más claro. Tenemos que hablar de individuos claros, intermedios y oscuros. Una vez que los vemos, nos es incluso más fácil identificarlos en campo. Entre 2017-18, gracias a la Dirección General del Medio Natural de Castilla y León, he podido acceder a los CRAS de Burgos y Valladolid, y tomar medidas biométricas de las calzadas ingresadas, análisis de muda y determinación de morfos. Además de los individuos que he manejado en campo, tengo una muestra de 62 ejemplares de calzadas. De ese total, el 74,19% han sido de morfo claro, el 19,35% han sido de morfo intermedio, y solo un 6,45% han sido totalmente oscuras. 

El macho joven que he manejado esta mañana, procedente de Magaz de Pisuerga (Palencia) con número de registro, que entró por traumatismo con rotura de húmero derecho, entra en el denominado MORFO OSCURO. Muy raro de verlo y de una gran belleza. Os subo varias fotos que he hecho durante su manejo. En ellas podéis ver las plumas rectrices y remiges de joven de primer año calendario. También se pueden ver las infracobertoras mayores y menores alares. 
FOTOGRAFÍA: Ignacio S. García Dios - Macho joven oscuro - Detalle de la coloración oscura infracoberteras
FOTOGRAFÍA: Ignacio S. García Dios - Macho joven oscuro - Detalle de las supracoberteras con remiges
FOTOGRAFÍA: Ignacio S. García Dios - Macho joven oscuro - Detalle de las rectrices y supracaudales
Pero hay algo que me ha llamado la atención, lo cual me vuelve a confirmar que además de los tres morfos, tenemos individuos que presentan plumas de tonalidades presentes en dos morfos, es decir, individuos de morfo claro con plumas marrones siendo adultos, individuos intermedios con plumas blanquecinas, e individuos como éste con plumas infracoberteras mayores mitad oscuras y mitad claras. Me viene a la mente la fotografía que me mandaron de Mongolia, de una calzada oscura en vuelo cuyas plumas infracoberteras alares mayores eran blancas. La publiqué en la monografía del Águila calzada de Tundra Ediciones. Pues aquí os pongo un par de fotografías de una calzada española de primer año con esa misma peculiaridad. Por todo esto, hay que animar a comenzar con un estudio serio y riguroso sobre la herencia de los morfos en calzadas teniendo en cuenta los tres morfos, la gran variabilidad de coloración dentro de los morfos y la posibilidad de individuos con plumas de tonalidades típicas de dos morfos de coloración.

FOTOGRAFÍA: Ignacio S. García Dios - Macho joven oscuro - Detalle de las infracobertoras mayores de dos colores
FOTOGRAFÍA: Ignacio S. García Dios - Macho joven oscuro - Detalle de las infracobertoras mayores de dos colores
FOTOGRAFÍA: Ignacio S. García Dios - Macho joven oscuro - Plumas infracobertoras mayores
de dos tonos de morfos claro y oscuro

Esta vez, ganan los buenos y las calzadas

En esto de la fauna, medio ambiente... están los buenos y los malos; los malos tienen otros apelativos pero mejor dejarlo ahí. Dentro de los buenos, están los ornitólogos, naturalistas, veterinarios y personal de los CRAs... Esta mañana me ha tocado visita al CRAS de Valladolid a ver a tres calzadas que están en el centro. 

La primera de ellas es un macho adulto claro, de La Serrada (Ávila) que entró en el centro el 04/09/2018. Presentaba traumatismo con fractura doble de metacarpo izquierdo. Mañana va a ser liberado. Después de 1 mes, gracias al trabajo del personal del CRAS va a volver a su entorno, y podrá comenzar su migración o invernada. Lleva su número de anilla (8024091) y PVC negra con caracteres blancos: 5U.

FOTOGRAFÍA: Ignacio S. García Dios - Macho adulto morfo claro de La Serrada (Ávila)





Este individuo adulto, el cual ya ha migrado en alguna ocasión, lo cual indica que conoce las rutas migratorias, invernada... va a ser soltado junto a un joven de este año, también claro que fue recuperado lleno de aceite en Castronuevo de Esgueva (Valladolid) el 11/09/2018. De esa forma, pretendemos que el joven tenga un guía, un apoyo en su primera migración; más aún en estas fechas tan tardías. También lleva su número de anilla (8024082) y PVC negra con caracteres blancos: 5T.

FOTOGRAFÍA: Ignacio S. García Dios - Macho joven de morfo claro de Castronuevo de Esgueva (Valladolid)



Para terminar, he podido manejar a otro macho joven de calzada. Muy interesante éste ejemplar al ser totalmente oscuro, no intermedio. Presenta fractura de húmero derecho. Procede de Magaz de Pisuerga, y entró en el CRAS el 24/09/2018. Para que tenga mayores probabilidades de reintroducirse en su medio natural, es recomendable que este individuo recupere bien de la lesión. Para ello, siguiendo los criterios técnicos, pasará el otoño-invierno en las instalaciones del CRAS. De esa forma, la próxima primavera sería liberado cerca de su área natal en unas condiciones corporales óptimas. Es frecuente que algunos inmaduros de 2yr, frecuente la zona donde nacieron aunque en ese año no se reproduzcan. Este segundo año calendario, lo dedican a viajar, conocer nuevas zonas... es una fase de vagabundeo, son divagantes. De ahí que aparezcan calzadas en Dinamarca, Finlandia, Holanda... en meses primaverales y estivales. 

FOTOGRAFÍA: Ignacio S. García Dios - Joven morfo oscuro de Magaz de Pisuerga (Palencia)

y visitando Zambia

Las población de águilas calzadas de Sudáfrica, han comenzado en el mes de septiembre su época reproductiva; al estar en el hemisferio sur, andan a la inversa de nuestras poblaciones. La otra población del sur del continente africana donde se ha constatado la reproducción es Namibia; datos bien registrados por Simmons. 

Ayer estuve hablando con ornitólogos de Zambia, más concretamente con Frank Willems y  Robert Dowsett, sobre la población de Zambia y su estado. En el libro "Birds of Zambia", se determi
Mapa distribución águila calzada en Zambia realizado por
Frank Willems (Birds of Africa; septiembre 2018)
na como especie migratoria procedente del Paleártico, ampliamente distribuida desde Senegal hasta Malawi. En Zambia se han registrado más de 70 cuadrículas de 50x50 km con presencia de calzadas, casi el 25% de las cuadrículas del país. La mayoría de las observaciones de calzadas en el país, tienen lugar desde el 29/09 hasta 28/04. Disponen de 6-10 registros fuera de ese periodo, lo cual se ha pensado que podría ser individuos de la población de Sudáfrica. El porcentaje de claras vs oscuras, estaría en 50%-50%. Se indica que no es reproductora en Zambia, recogiendo una referencia bibliográfica del año 1936 donde se registraba una puesta de águila calzada en un árbol. Al saber que en Sudáfrica y Namibia, las calzadas ubican sus nidos en roquedos, consideran esta cita de 1936 como un error en la identificación de la especie ya que la puesta estaba en un nido en árbol. 

La publicación a la que me refiero es la siguiente:
Cottrell J.A. 1938. Nesting of the Booted Eagle (Hieraaetus pennatus). Ostrich 9: 97-98.

En la conversación de ayer, Frank Willems me vuelve a indicar que no hay sugerencias de reproducción, aunque hay algunos registros para los meses de invierno en el sur que sugieren una posible presencia durante todo el año. No descartan la posibilidad de reproducirse, pero no tienen absolutamente ninguna indicación de ello, así que piensan que es más probable que se trate de aves paleárticas de "verano excesivo" (¿jóvenes?) o aves errantes de la población sudafricana. 

Lo que desconocía Frank es que la población de calzadas en Sudáfrica, aunque nidifiquen principalmente en roquedos, se detectan parejas que han preferido los árboles (eucaliptos) para ubicar sus nidos aún teniendo roquedos cerca y disponibles. 

Según Martín (2016), ese aumento de parejas reproductoras en árbol en Sudáfrica, podría ser un indicador de que aves paleárticas están llegando al sur de África, se están quedando y están comenzando a reproducirse. No es descabellado pensarlo. Los jóvenes de calzadas pasan su segundo año calendario muy dispersos, divagantes. Muchos de ellos pueden volver a la península, e incluso acercarse a la zona donde han nacido, pero otros pueden optar por permanecer en sus cuarteles de invernada durante ese segundo año calendario. Estos ejemplares que son observados en Zambia durante la época reproductora, podrían ser la base para una futura reproducción en el país. Se necesitan más observadores y medios en el país, para poder prospectar las zonas más favorables para la especie, incluyendo zonas rocosas y bosques al estar incrementándose el número de parejas en Sudáfrica que prefieren ese soporte. Estaremos a la espera...

Calzadas visitando Finlandia...

Como os comenté en un post anterior, tenemos varios registros de calzadas en Finlandia. Aquí os subo las fotos que se hicieron a estos individuos en época reproductora. Parecen ser inmaduros de 2 año calendario, año ese que están más dispersos, divagantes... por amplias zonas de Europa, África... Es un importante incremento en el área de distribución de la especie, al igual que está sucediendo en muchos países del norte de Europa.

FOTOGRAFÍA:  Petteri Hytönen – Águila calzada de 2yr sobrevolando Virolahti el 18/05/2018


FOTOGRAFÍA:  Markku Ukkonen – Águila calzada intermedia (posible 2yr) sobrevolando Siilinjärvi el 04/06/2017

Cantos de calzadas

Tiempo de migración, invernada... de águilas calzadas lejos de nuestros campos de Castilla y León. Podremos ver alguna de forma casual, efímera... durante los meses de otoño e invierno por nuestro territorio, siempre cercanas a ríos, arroyos, bosques de ribera, humedales... El campo sin calzadas no es lo mismo. No sólo por sus vuelos espectaculares, por la belleza de sus plumajes... sino también por su cantos, sus llamadas... tan ricas y diversas, diferentes a las especies del género Aquila. Helbig et al. (2005), Debus et al. (2007) y Clark (2012), basan su postura de que Hieraaetus sea un género independiente, en la presencia de dos caracteres sinapomórficos entre las diferentes especies presentes en este grupo: plumaje dimórfico en adultos y cantos, silbidos, de tonos agudos, altos, no presentando las vocalizaciones territoriales propias de las Aquila. Estamos todos de acuerdo, que una especie que presenta tantos registros y vocalizaciones diferentes, es muestra de una especie más evolucionada.

Se ha hecho poco sobre los cantos y vocalizaciones de las calzadas. Podemos encontrar descripciones generales en obras como la de Brown & Amadon (1968), Cramp & Simmons (1980), Amadon et al. (1982), Snow (1998), Steyn & Glober (1981), Ferguson-Lees (2001), Hockey et al (2005), Naoroji & Schmitt (2007)...

Cuando escribí la ficha del águila calzada para la Enciclopedia Virtual de Vertebrados Españoles (CSIC), realicé esta descripción:

El águila calzada es una especie que se caracteriza por emitir sonidos con elevada frecuencia, sobre todo en el periodo de prepuesta. Fuera de la época reproductora generalmente es una especie silenciosa (Brown et al., 1982). Grito o canto de contacto entre la pareja “bi-bi”, silábico, con la primera sílaba de tono algo más alto que la segunda. Como valor presencial, las Calzadas podrían utilizar el “kli-kli-kli…”, de tres o cuatro sílabas de igual entonación. En vuelo emiten un silbido agudo “pipeee, pi-pi-pi-peeee”; o largas series de un corto silbido con cadencia subiendo y bajando “pipipipipipipi-kikikikikikiki-pipipipipipipi”. Alto pi-pi-pi-pi…, sonando como una especie de trino. Estos cantos son realizados durante los vuelos nupciales y las cópulas, por el macho cuando vuelve al nido y cuando persiguen a otras aves cerca del nido. El macho cuando trae comida emite un “kli-kli-kli-kli-yuck-yuck-yuck”, respondido por la hembra excitada con un “kliac-kiac-kiac-kiac”. Otra llamada, de tonos más bajos y repeticiones rápidas, es el kyip- kyip- kyip- kyip…. Esta llamada es realizada por la hembra cuando ve al macho en las cercanías del nido con una presa. La llamada de los jóvenes es un alto e insistente “pcht-pcht-pcht” cuando tienen hambre o frío; también “trrr-tititi” de significado incierto (Iribarren, 1975; Cramp y Simmons, 1980; Steyn y Gobler, 1981; Brown & Amadon, 1982).

En la monografía del águila calzada, incluí una breve descripción de los cantos durante los vuelos territoriales: Durante los vuelos territoriales de las águilas calzadas, realizados principalmente a la vuelta de sus cuarteles de invernada, y posteriormente el macho en el mes de septiembre, emiten constantes vocalizaciones. Consistirían en un pipeee, pi-pi-pi-peeee o largas series de un corto silbido con cadencia subiendo y bajando pipipipipipipi-kikikikikiki- pipipipipipipi. Alto pi-pi-pi sonando como un trino (Iribarren, 1975; Díaz, 2006).

Además de lo mencionado anteriormente, en nuestro país podemos leer algo más sobre este tema, en artículos publicados por Iribarren y José Díaz.

En el trabajo de José Díaz (2006), titulado "El Águila calzada y su conservación en la Comunidad de Madrid", recoge en la página 17 la siguiente descripción de las vocalizaciones de la especie:

Adultos
  • Grito o canto de contacto: "bi-bi", silábico, con la primera sílaba de tono algo más alto que la segunda.
  • Presencial desde posadero: "Kli-kli-kli...", de tres o cuatro sílabas de igual entonación.
  • Vuelos nupciales y marcaje de territorio: "pipeee, pi-pi-pi-peeee" o largas series de un corto sílbido con cadencia subiendo y bajando "pipipipipipipi-kikikikikikiki-pipipipipipipi". Alto pi-pi-pi-pi..; sonando como una especie de trino.
  • Aporte de presa: Por el macho cuando trae comida "kli-kli-kli-kli-yuck-yuck-yuck", respondido por la hembra excitada "kliac-kiac-kiac-kiac". Otra llamada, de tonos bajos y repeticiones rápidas, es "kyip-kyip-kyip-kyip..." realizada por la hembra cuando ve al macho en las cercanías del nido con una presa.
  • Nerviosismo - alarma: "brii-brii-brii" gutural realizado en vuelo. "Kliac-kiac-kiac" desde posadero.
Jóvenes
  • Hambre o frío:Alto e insistente "pcht-pcht-pcht".
  • Significado incierto: "trrr-tititi"
Referencias bibliográficas:
  • BROWN, L.H. Y AMADON, D. 1968. Eagles, hawks and falcons of the World. Feltham, Hamlyn.
  • BROWN, L.H.; URBAN, E.K. Y NEWMAN, K. 1982. The birds of Africa, vol. 1. Academic Press, London.
  • CLARK, W.S. 2012 The eagle genus Hieraaetus is distinct from Aquila, with comments on the name Ayres’ Eagle. Bulletin of the British Ornithologists’ Club, 132, 295–298.
  • CRAMP, S. Y SIMMONS, K.E.L. 1980. Handbook of the Birds of Europe, the middle east and North Africa. Vol. II: Hawks to Bustards. Oxford University Press, Oxford.
  • DEBUS, S.J.S.; HATFIELD, T.S.; LEY, A.J. Y ROSE, A.B. 2007. Breeding Biology and Diet of the Little Eagle Hieraaetus morphnoides in the New England Region of New South Wales. Australian Field Ornithology 24: 137–157.
  • DÍAZ, J. 2006. El Águila Calzada y su conservación en la Comunidad de Madrid. Fondo para la Investigación y Conservación de los Animales Salvajes y su Hábitat FICAS, Madrid. 
  • FERGUSON-LEES, J. Y CHRISTIE, D.A. 2001. Raptors of the world. Christopher Helm, London.
  • GARCÍA DIOS, I.S. 2005. Aguililla calzada – Hieraaetus pennatus. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Carrascal, L. M., Salvador, A. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. 
  • HELBIG, A.J.; KOCUM', A.; SEIBOLD, I. Y BRAUN, M.J. 2005. A multi-gene phylogeny of aquiline eagles (Aves: Accipitriformes) reveals extensive paraphyly at the genus level. Molecular Phylogenetics and Evolution, 35: 147-164.
  • HOCKEY, P.A.R.; DEAN, W.R.J. Y SLABBERT. N. 2005. Roberts birds of southern Africa, 7th. Ed. John Voelcker Bird Book Fund, Cape Town, South Africa.
  • IRIBARREN, J.J. 1975. Biología del águila calzada (Hieraaetus pennatus) durante el período de nidificación en Navarra. Ardeola 21 (especial): 305-320.
  • NAOROJI, R. Y SCHMITT, N.J. 2005). Birds of prey of the Indian subcontinent. Om Books International.
  • SNOW, D.W. Y PERRINS, C.M. 1998. The Birds of the Western Palearctic (Concise Edition): Volume 1 Non-Passerines. Oxford University Press.
  • STEYN, P. Y GROBLER, J.H. 1981. Breeding biology of the booted eagle in South Africa. Ostrich 5 2(2): 108-118.