lunes, 10 de septiembre de 2018

Tarjeta Teléfono de Calzadas en Omán

Siguiendo con mi búsqueda en eBay de artículos relacionados con el águila calzada, he encontrado una tarjeta para teléfono de Omán con la fotografía de una cabeza de calzada. Después de investigar, al final me he enterado que la foto es Jens Eriksen, contacto que tengo allí del Oman Bird Recorder. Según me cuenta el nombre en árabe de la calzada es Mqan. Estas tarjetas telefónicas son muy antiguas, al menos 20 años, antes de que aparecieran los teléfonos móviles. Nadie usa ya estas tarjetas y no se emiten. Se usaron como tarjeta de débito y esta tarjeta en particular costó RO 1.5 (aproximadamente EUR 2,24) en las tiendas. Otras tarjetas tenían valores de RO 3, 5 o incluso 10. Investigando este artículo, recuerdo que en España teníamos tarjetas telefónicas que utilizábamos en las cabinas de teléfono antes de la irrupción de los móviles. Madre mía cuánto tiempo hace ya de eso!!!

Estos días he estado hablando con Jens Eriksen, autor de la fotografía. Según me cuenta, la foto de es de una calzada que había entrado en un Centro de Recuperación de Omán. fue recuperada y posteriormente liberada. La foto la hizo hace más de 20 años.

Ian Harrison me cuenta también que en aquella época, debido al bajo poder adquisitivo de la gente de Omán, el gobierno intentó proporcionar a la población teléfonos a lo largo de todo el país, incluso en el desierto a lo largo de las carreteras principales


eBay: Booted Eagle Phone-card

La cetrería bien entendida


Sabía yo de la existencia de calzadas en cetrería, gracias al libro de Félix Rodríguez de la Fuente titulado “El arte de la cetrería”. Tuve la ocasión de tener este libro entre mis manos. Félix dedicó un capítulo al águila calzada, que aunque no la consideraba como una rapaz para cetrería, era tan bonita y elegante que se merecía un capítulo en el libro. Nos narra la observación de un nido de calzadas, donde el macho (torzuelo) aporta diversas presas a la hembra y a los pollos. No habla de una especie, que le gusta el vuelo a gran altura aprovechando las térmicas para luego realizar espectaculares picados para capturar a sus presas. Interesante también, cuando dice que a la calzada es a la que habría que llamar perdicera, no a la otra. Para terminar el capítulo, recuerda a la calzadilla que tuvo él. La define como perezosa, tranquila, pero poseedora de gran dignidad. Dice que nunca había cazado nada con ellas en sus salidas; aspecto éste que cambió cuando la liberó.

Las personas que son cetreras, que aman el arte de la cetrería, son personas respetuosas con todas las formas de vida de nuestro planeta. Conozco varias personas que tienen o han tenido rapaces de cetrería, y al hablar de ellas denotan conocimientos sobre sus aves, respeto hacia ellas, se desviven por sus aves... Ya pasaron aquellos tiempos en que la gente iba a nidos, algunas veces para retirar las presas aportadas a los pollos por los adultos, otras veces para descastar a estas aves, otras veces para extraer algún pollo para dedicarlo a la caza... Esa época estaba incentivada por la administración a través de la Junta de Extinción de Animales Dañinos en España. Gracias a la legislación europea y nacional, todo eso se prohibió y se avanzó hacia el respeto y la conservación de la naturaleza.

Por desgracia, siempre hay algunos individuos, que quieren incluirse en algún colectivo o dicen pertenecer a ese colectivo porque simulan, en su mala versión, las técnicas de profesionales de esos campos. Un cetrero profesional nunca permitiría que un ave suya presentara un plumaje dañado por estar en suelo o posaderos inadecuados donde la fricción lo desgasta, no permitiría que las uñas se le fueran desgastando, no permitiría un plumaje graso ni aparición de clavos en las garras. De los datos que he recopilado desde que se tienen registros de 44 centros de recuperación en España, se ha podido determinar una causa de entrada de 3534 individuos. Pues de esos totales, 160 fueron ejemplares expoliados y recuperados del cautiverio; representando el 4,53%. Algo que no debería ocurrir, más aun sabiendo que los primeros datos que se tienen son del año 1984.
 
FOTOGRAFÍA: Pollo con hiperparatoidismo de pollo de calzada recuperado a un expoliador.
Centro de Recuperación de "El Chaparrillo" - Ciudad Real
Las aves rapaces son bellas cuando las vemos volar, cazar, maniobrar... cuando las vemos con un plumaje cuidado, perfecto; cuando las vemos limpiar después de sus baños y cuidados; cuando comen las presas que necesitan... He visto imágenes de rapaces expoliadas, en cautividad, en malas condiciones en cuanto a su dieta, y es una imagen desagradable verlas rebosando aceite por las plumas, enormes apósitos de grasa en el cuerpo... Cuando veo ejemplares en cautividad, en centros de cría, en instalaciones de cetreros en condiciones... da gusto verlas. Se las ve hermosas, fuertes, bien cuidadas, saludables... A día de hoy en España solo conozco un centro de cría en cautividad de la calzada. Un centro de cría legal, la cual proporciona aves a personas que acreditan su condición de cetreros, que disponen de los conocimientos e instalaciones adecuados, que tienen experiencia, que son legales...

Las águilas calzadas me aportan otra cosa muy importante dentro de este mundo: conocer gente de otros campos pero con un objetivo común que son las aves y las águilas enanas como decía Félix. Durante estos años, he conocido grandes profesionales que han tenido o tienen calzadas para cetrería (Pablo, Manuel, Ángel...). Me gusta hablar con ellos sobre la cetrería con calzadas, escuchar sus experiencias, vivencias con la especie. Podemos aprender mucho ambos colectivos, ornitólogos y cetreros, porque cada uno conocemos a la especie en su ambiente, en su hábitat... La cetrería conoce como tener a un ave en cautividad en las mejores condiciones posibles disminuyendo su estrés y ansiedad pero, al mismo tiempo, manteniendo su carácter de ave silvestre. Conocen técnicas de vuelo, recuperación, musculación... de aves rapaces desde hace siglos. Han llevado a cabo la cría de infinidad de especies de rapaces en cautividad con excelentes resultados. Todos estos conocimientos nos sirven y nos pueden servir, ahora o en un futuro en el manejo de aves rapaces que entren en la categoría de vulnerables, en peligro... Incluso en nuestro día a día trabajando y manejando rapaces, recurrimos a las caperuzas típicas de la cetrería.

Desde 2017 disponemos de un macho oscuro de calzadas en el Centro Tierra Rapaz (Calahorra, La Rioja) que entró en el CRAS de Burgos. Esa ave es irrecuperable para su vuelta a la naturaleza, debido a una lesión que tiene en el metacarpo que no le deja abrir el ala completamente. Venía muy pasada de peso para ser un macho, con mucha ansiedad no tolerando la presencia humana. Gracias al trabajo del Dr. Luis Lezana de Tierra Rapaz, biólogo y cetrero, durante este invierno, esta calzada ahora presenta un estado excepcional. Llega a volar una distancia corta, tolera la presencia humana, sigue siendo una calzada pero acepta al hombre. Ahora esa calzada está en una instalación sin hacerse daño, sin ansiedad... Gracias a la cetrería. Esto son ejemplos del buen uso de esta técnica.
 
FOTOGRAFÍA: Macho de morfo claro de cetrería de Pablo Bracamonte
Esta primavera mi amigo Pablo, el cual ya tenía un macho claro de calzada de cetrería, ha adquirido a una hembra de pollo procedente de la cría en cautividad. Todos sus documentos en regla, unas instalaciones adecuadas, y una persona con grandes conocimientos de la cetrería, el adiestramiento de rapaces, y con mucha experiencia con las calzadas. Me ha ido enviando fotos e imágenes de esta joven que os incluyo en este posts. Da gusto verla crecer, fortalecerse, comenzar con sus vuelos, atender a las indicaciones que le da Pablo... Me ha comentado ayer, que ya la tenía volando 400/500 metros, ladera abajo y que pretendía esta semana que comenzara a volar y que hiciera altanería. A continuación os extraigo parte de unas de las participaciones de Pablo en el foro de la página web www.cetrería.com:

Cuenta una anécdota que D. Víctor Sanz tenía en sus inicios una calzada la cual elogió el Doctor Félix Rodríguez de la Fuente: “Bonita calzadilla”.  Le agradeció el comentario Víctor a la vez que le preguntaba: “Y usted, ¿cómo la volaría?”. A la que el maestro le respondió: “Sin duda alguna, ¡¡¡por altanería!!!”. Ingenuo Víctor continuó: “¿Y cómo lo hago?”. Claro como el agua contestó el Doctor: “Ah, no sé. Tú sabrás

Pablo sigue trabajando con ellas con dedicación, ilusión, entusiasmo... y espero que algún día, demuestre que las calzadas sí que valen para cetrería, y demostrar a aquellos que decían que no, que estaban equivocados.
 
FOTOGRAFÍA: Pollo hembra de calzada de Pablo Bracamonte durante su estancia en nido

FOTOGRAFÍA: Hembra joven de Pablo Bracamonte en sus baños de sol ya con su plumaje completo

La semana pasada puse en contacto a Pablo con un futuro ornitólogo llamado Oier. A Oier le conocí por sus participaciones en el chat que tenemos en la WebCam del Águila Calzada del P.N. Guadarrama de SEO/Birdlife. Es un joven, lleno de entusiasmos, dando sus primeros pasos con las rapaces, con ganas de aprender de éstas, enamorado de las calzadas... Le conocí personalmente el 1 de julio durante mi ponencia en Tierra Rapaz. Hago todo lo que puedo porque esté en contacto con gente ornitóloga que le puede enseñar mucho y encaminar hacia esta profesión, afición, devoción o enganche (a veces ya no sé muy bien lo que es) de las rapaces. Sabiendo el interés y ganas que tenía de ver calzadas, tocarlas, verlas en vuelo... le puse en contacto con Pablo. Se vieron la semana pasada y estuvieron con las reales, calzadas... saliendo al campo a volarlas un rato... Para un chaval como Oier que disfruta de las calzadas en el campo, el poder tener a unas cerca, tocarlas, llevarlas en el puño, volarlas... es de las experiencias más grandes que puede tener. Esperemos que el año próximo las pueda manejar en el campo si coincidimos en alguna jornada de campo. Por otro lado, aprender de una especie de cetrería con una persona de la trayectoria, experiencia y sabiduría de Pablo Bracamonte, no tiene precio.

Resumiendo, cetrería SI; gañanes que dicen ser cetreros NO.

FOTOGRAFÍA: Oier con la hembra de Pablo Bracamonte; contacto visual intenso