jueves, 22 de junio de 2017

Egagrópila

Ayer visita a algunas parejas de calzadas para comprobar su presencia y confirmar su reproducción. Situación preocupante: 4 parejas, 1 solo en el territorio con una hembra de morfo oscuro. Las otras: dos territorios abandonados (nido caído, no se ven ni se escucha a ninguna calzada); y la tercera, dos posibles nidos, uno de ellos ligeramente arreglado pero sin presencia de calzadas. Voy a poneros varias fotos del hábitat disponible para la calzadas en esta zona, así como una imagen donde se puede ver el interior de un territorio para que veáis como la especie, ubica su nido cerca de una salida del bosque para facilitar su entrada y salida. 

Fotografía: Ignacio S. García Dios. Término municipal de El Arenal, vertiente sur de Gredos,
en la carretera del puerto de La Centenera, dirección el Puerto del Pico
Fotografía: Ignacio S. García Dios. Punto rojo localización del nido, flecha dirección de salida. A una distancia de unos
50 metros se encuentra el borde del pinar con un sotobosque de mediana altura y pimpollos.
Al mismo tiempo, os pongo una foto de un nido para que veáis el estado en el que estarían los pollos en estas épocas. Es una foto con dos pollos, el mayor tendrá como unos 27 días.

Fotografía: Ignacio S. García Dios.

Por último, una foto de egagrópila para que Alejandra, del chat de la WebCam del Parc Naturals dels Ports vea como son. Según la Guía de Identificación Huellas y Señales de las Aves de España y Europa, dice que las egagrópilas de calzadas son grandes y muy compactas (50-60 mm de longitus por 20-30 mm de diámetro). Consisten en masas redondeadas muy solidas y con los extremos redondos. Restos de pelaje y de plumas de pequeños mamíferos y aves, con fragmentos muy pequeños de huesos. 

Esta es la definición que da Brown et al. (2003). Más o menos; cosas que añadir. Cuando las parejas son muy predadoras de aves, las egagrópilas no terminan en extremos redondeados, sino que son alargadas, siguiendo la forma de las plumas. En el caso de predominio de mamíferos, en especial conejo, son más redondeadas de coloración grisácea. El color de la egagrópila cuando son recién echadas es de una tonalidad negruzca. Conforme con el contacto con el aire y demás agentes atmosféricos van cambiando a grisáceas. En el interior encontramos algún resto oseo aunque los ácidos estomacales de la especie, son bastante agresivos y dejan pocos restos. Las egagrópilas son expulsadas por los pollos cada 3-4 días, lo hacen siempre antes de realizar la primera ingesta del día para evitar regurgitan la comida.

Fotografía: Ignacio S. García Dios. Egagrópila de águila calzada debajo del nido donde puede apreciarse la gran cantidad de plumas que la componen, fiel reflejo de la dieta de la especie en el Tiétar y sur de Gredos