lunes, 1 de octubre de 2018

José Antonio Valverde y las calzadas

JAVCC_057_Hieraaetus pennatus
De las muchas imágenes, links... que me manda mi amigo Ángel J.R. Navas, relacionadas con águilas calzadas, me pareció muy interesante una imagen en blanco y negro de un individuo claro. Os adjunto la imagen a la que me refiero. No disponía más datos de esa imagen, sino que una vez la vio en internet y se la bajó al móvil. Partiendo de esa imagen, intenté localizar la fuente. Tenía el dato que quedó en la captura de la imagen de usal.gredos.es

José Antonio Valverde Gómez
Con ese dato, accedí al Repositorio Documental "Gredos" de la Universidad de Salamanca. Trasteando por la web y realizando búsquedas por nombre común de la especie, científico... localicé diversos documentos de José Antonio Valverde Gómez con esas palabras clave. Fui accediendo a cada uno de ellos, y correspondían a documentos escaneados de las anotaciones que hacía Valverde en sus viajes y salidas al campo por nuestro país. José Antonio Valverde Gómez nace en Valladolid el 21 de marzo de 1926, y fallece el 13 de abril de 2003 en Sevilla. Ha sido uno de los principales y más importantes biólogos, naturalistas, ecólogos y activistas ambientales españoles. Junto a Bernis y otros ornitólogos fundaron la Sociedad Española de Ornitología (SEO). Luchó por la protección de Doñana y fue director de la Estación Biológica (CSIC) del humedal. Además de sus trabajos en la península, también llevó a cabo numerosos estudios en el Sáhara español.  Obras como Aves del Sahara español: un estudio ecológico del desierto (1957), Estructura de una comunidad mediterránea de vertebrados terrestres (1967)... son de las publicaciones más importantes de Valverde. La Universidad de Salamanca le otorgó un doctorado honoris causa y la Junta de Castilla y León le entregó el Premio Castilla y León por la protección del medio ambiente. Al fallecer en 2003 en Sevilla, todo su legado quedó depositado en la Universidad de Salamanca. Está formado por libros, algunos de los cuales son inéditos, correspondencia, notas, proyectos de trabajo, publicaciones, cuadernos de campo y zoológicos, dibujos, esquemas y más de 20.000 negativos fotográficos. Gracias a esta iniciativa, hoy día podemos acceder a algunos de estos documentos digitalizados.

Al nacer en Valladolid, y padecer de pequeño tuberculosis, frecuentó las marismas y humedales de esta provincia. Según él, esto fue muy beneficioso. Acompañado por su hermano Carlos, el cual era taxidermista, fue aprendiendo de ornitología y dibujo en esas visitas. Autodidacta durante esos años, iba apuntando todas las observaciones que hacía de los animales que localizaba en sus salidas, a veces acompañando esas notas con dibujos. Y ahí es donde localizo en esos cuadernos de campo, la imagen que me mandó Ángel. Pertenece al cuaderno de campo con anotaciones de los años 49 a 51, de diversas salidas por Valladolid. Más concretamente, la USAL lo ha definido como Recopilación de observaciones del Águila calzada (Hieraaetus pennatus) y los datos morfométricos de un adulto capturado, obtenidos en cuatro salidas de campo a diferentes localidades de Valladolid, entre el 13 de agosto de 1949 y el 25 de mayo de 1951. Incluye una página con siete fotografías de individuos de la especie.

Os adjunto las imágenes del documento. Habla de varias localidades de Valladolid como son Viana de Cega, Zaratán y Quitanilla. 

https://gredos.usal.es/jspui/handle/10366/21853

En Viana de Cega es una localidad de unos 2100 habitantes, pasado Boecillo. A unos 15 km de Valladolid capital, en la zona de pinares. En esta localidad, presenta dos anotaciones. La primera el 13/08/1949, hablando de una hembra probablemente adulta, con la P3 y P4 en crecimiento y sin contenido estomacal, es decir, debía ser un ejemplar muerto. 

La segunda cita es del 06/09/1949, donde nos proporciona diversas medidas biométricas de un ejemplar. Longitud T: 485 mm (se podría referir a la longitud de un ala); Longitud Ala: 355 mm; Longitud Cola: 187 mm. Adulto sin muda. Por estas medidas, sería un individuo adulto macho.

La tercera cita es en el paraje del Pinarillo, zona ubicada saliendo de Viana de Cega en dirección al Puente Duero por la CL-600, a unos 3-4 km. Habla de un ejemplar sobre el río el 06/05/1950, el primero que ven comenta.

La cuarta cita es en Zaratán el 25/05/1951, en la zona que denominan el Robledo. Persigue un bando de palomas. Esta localidad tiene unos 6201 habitantes, estando a unos 5-6 km de Valladolid por carretera. He estado investigando por la red, que zona se denomina o se ha denominado El Robledo en la localidad. Localizo en la página web de valladolidenbici.wordpress.com las siguientes rutas desde Zaratán que hablan de zonas cubiertas de robles:

En esta última salida, al llegar a Zaratán vimos que un de los caminos –hoy calle- lleva por nombre Camino del Monte. Yendo por el firme del Tren Burra, acabamos en otro camino que tomamos a la izquierda, hasta donde arranca el valle por cuya ladera hemos subido. Aquí, en vez de tomar el camino que baja de nuevo, vimos un sendero de no más de 20 centímetros de anchura, en la ladera contraria a la subida. Y he aquí la sorpresa: ¡en un momento, nos encontramos en medio de un tupido monte! Y es que este monte, reliquia de otro más antiguo, aprovecha la ladera inculta. El sendero sube y baja, por pendientes y vaguadas, entre robles, encinas y arbustos variados. Poco a poco bajamos por toboganes, rozando algunos campos de cereal que han respetado enormes robles; en las vaguadas abundan los juncos, tal vez hubo fuentes o manantiales. Al fin, después de cinco o seis kilómetros, acabamos saliendo al camino que viene del páramo y que termina en la carretera de Zaratán a Wamba.

No queda nada del trenecillo, salvo el trazado de la subida. Y, efectivamente, podemos seguir las huellas de este viejo artefacto. En Zaratán nos dirigimos a la parte más alta del pueblo y, antes de llegar al depósito de agua, nos topamos con un viejo puente –se está reconstruyendo en estos momentos- bajo el que pasaba el ferrocarril. Ya estamos encaminados. Son algo más de tres kilómetros de subida. De tranquila y pacífica subida. No se nota el desnivel. Incluso, si tenemos el viento a favor, parecerá que vamos llaneando sin dificultad. El paisaje merece la pena. Siempre encaramados en la ladera. A nuestra izquierda, un amplio vallejo que suele sembrarse de cereal. Atrás, en la lejanía del horizonte, el valle del Duero. A la derecha, la ladera del páramo. El firme se conserva perfectamente. Cruzamos entre robles, más tarde vemos chopos que denotan humedad ¿habrá un manantial cerca?, luego pasamos entre dos buenas paredes de yeso tal vez alguno eche pie a tierra, abajo vemos un pozo con su abrevadero… y, al final, cuando estamos casi arriba, el paso se corta por una tapia. Debemos descender -¡cuidado!- unos pocos metros para tomar el camino que se veía en el valle y… ¡ya estamos en el páramo! De aquí a Villanubla hay algo menos de tres kilómetros. El firme casi no se conserva; un camino lo aprovecha pero está bastante mal y mejor ir por el paralelo que está un poco mas al oeste. Aquí podemos ver los antiguos almacenes de la estación dedicados hoy a motel.

La última cita es en Quintanilla de Onésimo, no se acuerda de la fecha. Localidad de 1173 habitantes, a 35 kilómetros de Valladolid. Las llama "Águilas Blancas" del tamaño de las águilas rateras (me imagino que busardos ratoneros, a los que llama en otro documento águilas saperas). Se ven con frecuencia. 

Adjunta a este documento, una página con varias fotografías de ejemplares de calzada morfo claro. Las primeras son de un macho adulto claro hechas el 15/10/1953, posado en el suelo. La última foto es del 03/01/1954, de una calzada en el suelo con lo que parece un conejo. Parece que ejemplar lo regala diciendo que lo llame "Lebrel" (imagen al inicio del post).

En otro documento titulado "Salida de campo a Monte Blanco (Valladolid) el 27 de abril de 1952", habla del Monte Blanco (750 metros), zona en la orilla derecha del Adaja, entre las carreteras de Valdestillas y Villanueva, al oeste de Viana de Cega, al este de Los Doctrinos. En esta zona no localiza águilas calzadas, pero aprovecha para decir que son pequeñas, ágiles, que roban alguna perdiz y ¿gallinas? en Quintanilla de Onésimo.

El último documento de Valverde, en Valladolid y con cita de calzadas, es el denominado "Salida de campo a Ribera del Cubo (o Torre Duero, en Torrecilla de Abadesa, Valladolid) el 21 y 22 de junio de 1953". Habla águila blanca pequeña, caza liebres, se baña en el río.... con frecuencia la llaman águila real y es muy conocida. Quizá Hieraaetus pennatus y ¿Pandion?

https://gredos.usal.es/jspui/handle/10366/22034 ----- https://gredos.usal.es/jspui/handle/10366/22195

No hay comentarios: