jueves, 13 de septiembre de 2018

El Águila calzada; cazadoras y cazadas

Cazar o ser cazadas, comer o ser comidas; este es el juego, o mejor dicho la realidad a la que se enfrentan nuestras rapaces en su día a día. Es un tema que nos causa asombro, seguramente porque pensamos que los depredadores tienen armas lo suficientemente poderosas, para poder atacar y matar presas y eso les confiere impunidad en la naturaleza. Pero nada más lejos de la realidad, siempre hay alguien más grande, más fuerte, más rápido o más inteligente que puede capturarte.  

Autor: Ignacio Santiago García Dios, Eagles news


Es uno de los temas que más fascinación provocan en las personas, también en los ornitólogos estudiosos de las rapaces. A los que nos dedicamos al estudio de una especie, como es mi caso con el águila calzada (Hieraaetus pennatus), lo que nos da más sensación de poder y fuerza de la especie que te dedicas, es el tamaño y la peligrosidad de las presas que llega a capturar. Es además uno de los temas que más me preguntan: ¿son muy grandes las calzadas? ¿qué comen? ¿qué tamaño de presa pueden capturar? Por el contrario, cuando me preguntan aspectos sobre los problemas de la especie, muy pocas personas me preguntan sobre los depredadores de las calzadas. 
Este año he cumplido 22 años siguiendo a las calzadas. Parte de esos años, los dediqué al estudio de la dieta de la especie en la provincia de Ávila. Estos datos los comparé con otros trabajos más escuetos sobre dieta de la especie en otras zonas de España. Para estudiar la dieta me basé en observaciones desde hide, análisis de restos de presas en nidos y posaderos así como análisis de egegrópilas. Como es lógico pensar, cuando trabajamos con una especie que comparte hábitat y áreas de campeo con otros depredadores, tienen que haber interacciones, algunas de ellas breves y esporádicas pero otras que acaban con la muerte de algunos de los ejemplares. También tenemos que tener claro, es el por qué una rapaz ataca a otra cuando ésta presenta garras, uñas y picos que pueden infringirle heridas. Lo que está claro es que las ventajas de ese ataque y predación, debe ser mayor que las desventajas. Aunque os digo una cosa, a veces veo a las calzadas lo que hacen y me da la impresión que muchas veces no piensan y se tiran sin sopesar las consecuencias. Este es otro dato más por el que me gustan tanto.
Se ha escrito, hablado, divagado… de las ventajas de este comportamiento predatorio sobre otras rapaces. La primera ventaja que obtendríamos de este recurso, sería la obtención de una fuente de alimentación considerable. En la dieta de la calzada en Ávila, la predación sobre un cernícalo común (Falco tinnuculus), cernícalo primilla (Falco naumanni) o lechuza común (Tyto alba), puede aportar un peso entre 170-350 gramos. La segunda ventaja que podemos obtener de deshacernos de estas otras especies, es eliminar competidores por el hábitat, nido o incluso aprovechar del trabajo hecho por éstas para ahorrar energía. En el caso de la calzada, puede intercambiar nidos con azores comunes (Accipiter gentilis) pero ellas también pueden ser desplazadas para aprovechar sus nidos por especies como los milanos negros (Milvus migrans), busardo ratonero (Buteo buteo). Una tercera ventaja, es quitarte un competidor por la comida, por las presas. Aquellas especies que pueden predar presas de tamaños parecidos a los que captura la calzada, son competidores de presas; si las cogen ellos la calzada disminuiría sus probabilidades de captura, y a la inversa. Una cuarta ventaja sería eliminar un posible depredador hacia ti o hacia tus pollos, es decir, si capturan a una rapaz eliminan un posible depredador en un futuro que pueda atacarte o pueda matar a alguno de tus pollos. Una quinta ventaja, basada en otra línea de investigación, nos dice que puede haber una predación de estos súper depredadores hacia otros depredadores, ya que éstos podrían proporcionarles determinados nutrientes en concentraciones superiores a las que presentan sus presas habituales (Matsumura et al., 2004).
Pero algo más tenemos que tener claro. El número de parejas de rapaces que pueden predar, el número de individuos disponibles… no es muy abundante ya que la mayoría de las rapaces son territoriales, existe una segregación espacial de las parejas… Por lo tanto, no sería rentable ir a buscar a una rapaz para predarla si no estuviera en tu territorio o zona de caza en el momento de la caza. También debería haber un solapamiento de las horas de actividad de ambas especies para coincidir en el tiempo (Lourenco et al., 2011). Una de las especies que predan a las calzadas, el búho real, parece que es un especialista en la búsqueda de rapaces dentro de su ámbito de actuación. Para una calzada que puede predar como mucho sobre un busardo, hay muy pocas opciones de captura debido al menor número de presas que puede capturar, y al ser éstas territoriales; pero por el contrario, el búho real puede predar sobre la totalidad de las rapaces de su entorno, de ahí que amplíe mucho el número de especies y ejemplares de éstos, más aún si va a nidos, puede incluso capturar a los pollos de todas estas especies y parejas. Al búho sí que le es rentable revisar el bosque y dedicarse a predar rapaces; a la calzada si durante sus horas de caza, se le presenta la oportunidad, puede ser rentable.
Las calzadas presentan varias especies de rapaces que predan sobre ellas; depredación intragremial unidireccional. Más concretamente, serían el águila real ibérica, águila imperial ibérica, águila perdicera y búho real. No se disponen de muchos datos de predación de adultos de calzadas por otras rapaces. A través del estudio de las aves anilladas en España, se ha determinado que la mortalidad de calzadas como consecuencia de la depredación por otras rapaces era del 2,1% y por otros animales silvestres del 2,1% (García Dios, 2004). De los datos que he recopilado, que he podido constatar, que me ha tocado vivir, son el búho real y la perdicera son principales depredadores. Las depredaciones que he asistido de búho real, han sido sobre hembras que estaban en el nido incubando o con pollos pequeños. Las ha capturado en el nido, las ha tirado al suelo, y una vez allí, las ha matado. La mayoría de las veces, he encontrado los restos de la calzada: cabeza, alas arrancadas, plumas… Como daño colateral  pérdida de nidadas y muerte de pollos. 
FOTOGRAFÍA: Ignacio Santiago García Dios. Restos de una hembra de calzada
que estaba incubando predado por búho real

Gracias a la colaboración Alejandro Onrubia de la Fundación Migres, dispongo de los datos que han registrado de predación de calzadas por parte de águila perdicera (Aquila fasciata) y real (Aquila chrysaetos) durante la migración post-nupcial. Son 19 registros; 1 de real y el resto de perdiceras. Las observaciones se realizaron desde los observatorios «El Algarrobo» (n=17) y de «Cazalla» (n=2). Por meses se registraron dos los últimos días de agosto (días 30 y 31), 19 en el mes de septiembre, y en octubre (día 1). La franja horaria donde se produjeron las máximas capturas, fue de 08:00-10:00 (47,37%); seguida de la franja de 10:00-12:00 (36,84%). En las Baleares también se han producido capturas de calzadas por parte de la perdicera después de su reintroducción en las islas. No se disponen de datos publicados sobre el total. 


En cuanto a la imperial, Roberto Sánchez Mateos, me comenta que solo ha encontrado 3 egagrópilas de imperial (Aquila adalberti) donde aparecieran restos de águila calzada en Extremadura. Otro caso en Castelo Branco (Portugal). El  Águila calzada supone el 0,008% de las presas consumidas por el Águila imperial entre los años 2000-2017 (Sánchez Mateos, comunicación personal 2017). ESTA SEMANA, ME COMENTA DE UN NUEVO CASO DE PREDACIÓN DE CALZADA POR PARTE DE UNA IMPERIAL EN CÁCERES, LOCALIZANDO EN EL NIDO DE ÉSTA, UNA GARRA Y PLUMAS DE LA COLA.
FOTOGRAFÍA: Cristian Gorgojo Gómez.
Restos de un pollo de calzada predado
por un azor común en julio 2018 en
Tudela de Duero
Hay otras rapaces que pueden atacar y predar sobre pollos, jóvenes… de calzadas como es el azor común (Accipiter gentilis). Este año ha sido parece el año de los ataques de azor. Anteriormente, había tenido la pérdida de dos pollos de calzadas de una semana de vida en el valle del Tiétar (Ávila) predados por una hembra joven de azor. Durante este 2018, he asistido a tres ataques en directo de azores sobre hembras de calzadas incubando, otra aproximación sin intento de ataque, y la pérdida de otra nidada en el Tiétar. Otra vez con dos pollos de menos de 10 días de vida. Los tres ataques en el nido hacia la hembra de calzada incubando por parte del macho adulto de azor, fracasaron pudiendo repeler el ataque la calzada. También el cárabo (Strix aluco) puede predar sobre pollos de calzadas en el Tiétar.
Pero al igual que la calzada es predada por rapaces, ella también aprovecha esos momentos en que se le brinda la oportunidad para capturar rapaces. De mis visitas a nidos de calzadas, he localizado restos de cernícalos comunes, primillas, lechuzas comunes y mochuelos. De la bibliografía y de datos que me llegan por medio de testimonios y fotografías, he recopilado como otras presas de las calzadas al gavilán común, busardo ratonero y aguilucho. Caso más excepcional, la cita de una calzada llevándose a los pollos del águila imperial en el nido (González, com. pers.). ÚLTIMO DATO: ESTA SEMANA ME HA COMENTADO JAVIER DE LA PUENTE, SEO/BIRDLIFE, EL DATO DE UNA HEMBRA DE AGUILUCHO CENIZO POSIBLEMENTE PREDADA POR UNA CALZADA EN MAYO 2018. LOCALIZARON LOS RESTOS DEL AGUILUCHO EN LAS CERCANÍAS DEL NIDO. ESTA HEMBRA DE AGUILUCHO PORTABA TRANSMISOR.
FOTOGRAFÍA: Carlos Rossi. Águila calzada llevando un ala de busardo ratonero
en septiembre de 2017 en Pontones (Jaén)

Además de las rapaces, son los carnívoros los que pueden predar sobre huevos y pollos de calzadas. Son las garduñas (Martes foina) y ginetas (Genetta genetta), y algún caso excepcional el gato montés (Felis sylvestris). 
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS/BIBRIOGRAPHIC REFERENCES:
MATSUMURA, M.; TRAFELET-SMITH, G.M.; GRATTON, C.; FINKE, D.L; FAGAN, W.F. Y DENNO, R.F. 2004. Does intraguild predation enhance predator performance? A stoichiometric perspective. Ecology 85: 2601–2615.
LOURENÇO, R.; SANTOS, S.M.; RABAÇA, J.E. Y PENTERIANI, V. 2011. Superpredation patterns in four large European raptors. Population Ecology, 53 (1): 175-185.
GARCÍA DIOS, I.S. 2004. Spanish ringing and recovery records of Booted Eagle (Hieraaetus pennatus). Journal of Raptor Research, 38 (2): 168-174.

8 comentarios:

Unknown dijo...

Una pasada de artículo por todos los datos que aportas, se aprecia un trabajo de seguimiento completo y exhaustivo durante todos estos años.Desde luego eres un enamorado de esta especie,mi mas sincera enhorabuena Nacho.

Ignacio Santiago García Dios dijo...

Muchas gracias por tus palabras. No hay nada mejor que disfrutar con lo que uno hace. Un saludo.

Unknown dijo...

Genial como siempre

Guti blala dijo...

Genial como siempre Nacho

Ignacio Santiago García Dios dijo...

Gracias por tus palabras Guti. Intento dar a conocer lo mejor que sé a esta excepcional especie de rapaz.

Unknown dijo...

Eres un crack

Unknown dijo...

El pasado 4 de abril encontré un búho real recién matado por una pareja de Águilas calzadas.

Ignacio Santiago García Dios dijo...

Hola, muchas gracias por ese dato. Podrías enviarme a mi email, los datos que tengas del caso como fecha, localidad, descripción, fotografías, indicios de que fueron las calzadas... Mi email es isgdios @gmail.com